6 destinos para visitar (mejor) en invierno

Imagen

Copenhague
Si cada vez más gente elige el mes de enero para viajar, será por algo. Hace ya años que la imposibilidad de coger nuestras vacaciones cuando queremos o la curiosidad de descubrir el mundo sustituyendo el bikini por la bufanda, nos lleva a no elegir agosto como mes favorito para viajar. Y, lo mejor, es que explorar el mundo fuera de temporada alta te llevará a conocer los lugares que visites de forma más auténtica y económica. Si quieres comenzar el año con buen pie, ¿se os ocurre un modo mejor que viajando? Te damos propuestas irrechazables sin salir de Europa.
Imagen

@natgeotravel
Delft, Países bajos

Entre  Rotterdam y La Haya se encuentra la bella Delft, un lugar poco conocido pero muy especial. La ciudad se caracteriza por la cantidad de canales que dividen sus calles, repletas de construcciones tradicionales y de establecimientos carismáticos. En invierno es cuando los pequeños puentes están cubiertos de nieve y en muchas ocasiones, el agua está congelada. ¡Hasta podrás patinar sobre ellos! Delft es una ciudad universitaria, lo que la convierte en un lugar vibrante y joven para ir a divertirse en invierno.
Sintra, Portugal

Portugal está cada vez más de moda y no es para menos. Su tradición cultural y la belleza de muchos enclaves a precios razonables, hacen del país vecino un destino inmejorable. Sintra es una pequeña ciudad enclavada entre bosques y montañas y a escasos kilómetros del mar (y está considerada Patrimonio de la Humanidad). 

A pesar de ser un destino vacacional de verano, su mayor encanto sale a florecer en invierno, ya que es cuando los turistas se van y la ciudad se cubre de misterio. Es también un destino perfecto para surfistas, que encuentran en sus playas expuestas al Océano Atlántico un lugar perfecto para volar sobre las olas.

Segovia, España

No la menosprecies por estar dentro de nuestras fronteras. A tan solo unos 90 kilómetros de Madrid, la ciudad vieja de Segovia y su acueducto son considerados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Pocos lugares en el mundo se puede ver tan presente la huella dejada por civilizaciones antiguas. De hecho, el acueducto de Segovia es el mejor ejemplo de restos romanos que a día de hoy se mantiene en pie en España. 

Segovia es una ciudad clásica, de casco viejo tradicional y de buena comida. A parte del Acueducto, Segovia posee otros encantos como la Catedral, la Judería y, por supuesto, el Alcázar.

En invierno es habitual encontrar la ciudad nevada, lo que si cabe acentúa la belleza de su casco histórico.

Copenhague, Dinamarca

Si hay un país que nos evoca a invierno en Europa, ese es Dinamarca y, en especial, su capital, Copenhague. La ciudad está llena de tradiciones y leyendas invernales que acentúan el mito. En cuanto las temperaturas se van enfriando, la ciudad se hace cálida gracias a las luces de los restaurantes y tiendas locales que iluminan las calles. Una mezcla entre tradición y modernidad que enamora a (casi) cualquiera.

Innsbruck, Austria

Seguro que Innsbruck no te suena, pero ¿y si te decimos que es la capital del Tirol? Esta ciudad es un lugar de postal, situado en plenos Alpes, por lo que viajando aquí en invierno, la nieve está garantizada. 

Para los excursionistas, la montaña «Patscherkofel» es un destino obligado, desde su cima hay unas magníficas vistas de la ciudad y del valle. Una propuesta idílica para aquellos que buscan una escapada romántica.

Durham, Reino Unido

La ciudad de Durham se vuelve especial durante la temporada de invierno, ya que es el momento perfecto para explorar las calles empedradas de la ciudad con sus elegantes boutiques y tiendas de artesanía extravagantes que se disputan la atención del público. 

El Dalton Park, es el centro comercial más grande de la ciudad y también el más grande de la región. Para los que deseen escapar del bullicio de las compras, siempre existe la posibilidad de disfrutar en alguna de sus tradicionales tabernas de la cerveza local o de algún manjar de la zona.

Comparte