¿Te casas? Apúntate este calendario de belleza

Una boda es, sin duda, uno de los días más importantes para cualquier novia y por ello requiere mucho tiempo de preparación, por lo que nos ayudamos de los mejores wedding planners para organizarlo. Pero ¿quién nos asesora en un tema tan importante como el de la belleza?

Cualquier persona de nuestro círculo más cercano tendrá algún consejo infalible que nos hará lucir espléndidas, y sí, está bien seguir recomendaciones, pero nadie sabe mejor que nosotras mismas cuáles son nuestras necesidades de belleza. Por ello podemos plantearnos ser nuestras propias beauty planners y establecer un pequeño calendario que nos facilite el ser más constantes con nuestros tratamientos.

Para ir con calma y evitar los imprevistos de última hora lo mejor es empezar a ser más insistentes los tres últimos meses previos al enlace. Desde que iniciemos nuestro reto de belleza debemos seguir unos cuidados básicos a diario, nada más allá de lo que hacemos el resto del año, ¡pero ahora no podemos saltarnos ni un día!

Lo más importante para vernos radiantes es sentirnos como tal, y para ello tenemos que empezar por el interior, con una buena hidratación. Beber entre uno y dos litros de agua al día es algo tan tópico como efectivo, al igual que aplicar una buena crema que se adapte a las necesidades cutáneas, porque no todas tenemos un lienzo de porcelana y además no queremos ninguna imperfección intrusa en nuestro gran día. Así que hazte con tu mejor crema hidratante (¡ojo! utiliza una facial y otra corporal) y compleméntala  con otro producto de tratamiento más específico, bien sea para tratar algún granito, rojez, líneas de expresión o incluso un plus de hidratación. Un truco muy efectivo es añadir a tu rutina semanal un aceite esencial puro como el de rosa mosqueta, almendras, sándalo, lavanda o argán entre otros. Mezclarlo con tu crema habitual potenciará los resultados de cada producto y tu piel te lo agradecerá luciendo mucho más firme y luminosa.

Pero no vamos a organizar un calendario de belleza sólo para no olvidarnos de mantener nuestra piel hidratada, ya que antes de una boda no podemos evitar recurrir a algunos tratamientos en un centro de estética. Lo más adecuado es realizarlos dos o tres meses antes de la alianzapara evitar cualquier percance con nuestra piel. Tú sabes mejor que nadie los puntos que debes atacar, pero nosotros te recomendamos algunos de los rituales más demandados, como:

Mesoterapia, tanto facial (mediante microinyecciones muy superficiales para la prevención del envejecimiento facial, mejorar las arrugas y la flacidez, consiguiendo la revitalización global del cutis), como corporal (usando la misma técnica se logran destruir los nódulos de grasa, mejorando el aspecto y firmeza de las zonas más conflictivas).

Oxígeno puro, sí, has leído bien, con aproximadamente cuatro sesiones de este componente tan importante para la salud cutánea, logramos un efecto flash proporcionando luminosidad y tersura al rostro, además unifica la textura de la piel cerrando los poros, favorece la regeneración celular y retrasa el envejecimiento. Lo que viene siendo un ¡todo en uno!

El famoso peeling, no le tengas miedo, hay muchas variaciones de este tratamiento y no todos te dejan la piel roja. Este es un mito muy extendido, pero nada más lejos de la realidad. La clave está en escoger aquel que mejor se adapte a ti (desde los más fuertes como los químicos hasta los más naturales a base de ácidos frutales, pepita de girasol, bambú, avena e incluso gran multitud de plantas), siempre puede dejar el área tratada un poco sensible, pero tras pasar unos días tu piel se regenerará, viéndose mucho más fina y bonita. 

Además de estas recomendaciones, presta atención a tus brazos y manos, ya que, junto con el rostro, cuello y escote, son una de las partes más descubiertas con según qué vestidos. Para ello opta por tratamientos que reafirmen, hidraten y, si fuera necesario, eliminen alguna que otra manchita causada por el sol. Sé constante con tu manicura durante los meses previos a la boda y el resultado final será mucho mejor.

Pero sobre todo no te olvides de disfrutar de tu calendario beauty, porque no se trata de una obligación, sino de convertir la cuenta atrás de tu boda, en un proceso dinámico y entretenido que te ayude a verte y sentirte mejor antes del gran día.

Comparte