¿Pestañas XXL? El truco definitivo

Imagen

© M2 beauté
En un momento en que las extensiones de pestañas ya son una realidad palpable, encontrar un producto que lo haga por sí solo, lo eleva a la categoría de mágico (como mínimo).

Hoy el prota es el rímel, como cabía esperar, el auténtico killer del maquillaje, porque todos sabemos que no puede existir un buen make up sin la presencia de este cosmético. Pero si además, tomas nota de los trucos que vamos a comentar a continuación, lo que se dice de “hay miradas que matan” cobrará todo su significado. 
Haz clic aquí para editar.

El cepillado
Sí, como lo oyes. Al igual que ocurre con tu cabello, cepillarlas estimula su crecimiento; aunque el de las pestañas sea el pelo que más tarda en crecer, te animamos a cargarte de paciencia, porque solo te bastará un mes para comenzar a notar los resultados. Palabra de BOGA.

Aceites esenciales
Coco, almendra, ricino u oliva… cualquiera de estos aceites deberá ser tu aliado a la hora de darle el cuidado específico que se merecen. ¿Nuestro consejo? Cada noche, tras haberte desmaquillado, aplica el tónico o crema hidratante por todo el rostro, y como guinda rocía suavemente los pelos de tus pestañas con el aceite, no solo las tornará brillantes, sino que ayudará a que crezcan más fuertes y sanas. 

Imagen

Coconut oil
Rizador
Bien utilizado, podríais hasta ser inseparables. Esto es, además de ser cuidadosa con la técnica (siempre apretando, nunca curvando), jamás deberás aplicar calor, lejos de los consejos que dan algunas gurús del maquillaje, ya que esto no hará más que debilitarlas; además, es muy importante que uses el rizador antes de aplicar la máscara de pestañas y no después, cuando el espesor de las mismas pueda favorecer su rotura.

Polvos
Una vez has aplicado la primera capa de rímel (y antes de que se seque), te animamos a jugar con los polvos sueltos para el rostro. Extiende los polvos de forma que algunos se dejen caer sobre el pelo de tus pestañas, para continuar dale otra pasada con la máscara y ¡voilà! Largas y espesas de un modo sencillo y sin comprometer su cuidado.

Imagen

© M2 beauté
​Ya se sabe lo que se dice, la mirada es el espejo del alma y no hay nada más bonito que un alma llena de vida
Comparte