La realidad de las bio-peluquerías o cómo conseguir un cabello extraordinario

Imagen

Carmen López, propietaria de Bio Ledicia
¿Qué tinte capilar es el adecuado para no dañar mi cabello?, ¿cubrirá totalmente mis canas?, ¿será recomendable si estoy embarazada?, ¿cuánto me durará?, ¿podré utilizarlo sobre mi anterior coloración? Desvelamos todas las dudas con Carmen López, de Bio Ledicia.
Imagen

Cortesía de Bio Ledicia
Desde productos orgánicos hasta ropa sostenible, la revolución del mundo ecológico está transformando el modo de pensar, vivir y comprar. Las diferentes alternativas biológicas que facilitan la eliminación de los productos químicos están de plena actualidad en todos los ámbitos de nuestro entorno: en la forma de comer, de vestir e incluso de cuidar nuestro cuerpo y cabello.

Los tratamientos de belleza natural son una alternativa al alcance de todos y, lejos de pensar que es una novedad, son más antiguas de lo que nos podemos imaginar. Desde tiempos inmemoriales, se han usado pigmentos naturales para teñir todo tipo de fibras: las lanas, el cuero o incluso pinturas en el cuerpo, han sido las diferentes formas de expresión humana, artística y de cohesión a lo largo de la historia.

El cabello es una fibra, y como tal, puede teñirse con pigmentos naturales de manera efectiva. Tan sólo hay que saber qué plantas utilizar y cómo mezclarlas para conseguir el resultado óptimo. La tendencia de las bio peluquerías es ya una realidad. En Galicia, una de sus pioneras, Carmen López, que regenta su bio peluquería, Bio Ledicia, en Outeiro de Rei (Lugo), nos acerca un poco más a la realidad y a los falsos mitos que hay entorno a los tratamientos naturales para nuestro cuidado personal.

El local, situado en el bajo de su casa, atiende a clientas de todas las edades rodeada de un entorno natural envidiable. Ella cree que la tendencia a usar materia prima biológica, lejos de ser una moda, “es una necesidad. Después de más de 30 años ejerciendo la profesión de peluquera, todos los químicos de los productos acabaron por ocasionarme problemas en la piel y en el cuero cabelludo: picores, escozor, rojeces… Ahí entendí que era el momento empezar a trabajar con otro tipo de productos: el mundo de la estética bio”.

Imagen

Cortesía de Bio Ledicia
Carmen, tú regentas una bio-peluquería, Bio Ledicia ¿qué implica esta denominación exactamente?

Significa que el 95% de los ingredientes que utilizo y, por lo tanto, que aplico a mis clientas, son de origen vegetal. De ellos, un 10% deben ser procedentes de la agricultura biológica. Esto quiere decir que no contienen ningún componente que haya podido sufrir alteración genética.

¿Qué es lo que te llevó a abrir un salón que utiliza productos 100% orgánicos?

Sin duda, mi amor la naturaleza y por el cuidado personal de manera natural. A mí desde pequeña, mi madre me ha inculcado el amor por las plantas, por el entorno y la vida en harmonía con el medio ambiente. Además, tenía ganas de renovarme después de trabajar durante 31 años y con picores en la piel y enfermedades por el abuso de productos con alto grado de contenidos químicos. Quise darle un cambio a mi vida.

¿Dónde te has formado para crear este tipo de pigmentos y productos?

Decidí hacer un curso de formación en Amsterdam y después, por mi cuenta, mucha investigación, horas de experimentación en la cocina de mi casa, que se convirtió en mi propio laboratorio y delicados procesos para conseguir fórmulas exactas.

Dicen algunos entendidos en la materia que no existe un tinte de cabello orgánico 100% permanente. Sin embargo, tú demuestras lo contrario, ¿Cómo es ese proceso de creación de la coloración? ¿Qué plantas utilizas?

Hay mucha ignorancia en el tema. Si por orgánico entendemos todo producto que no lleva químicos o pesticidas en su composición, la coloración con plantas es 100% eficaz y la muestra está no solo en miles de ejemplos a lo largo de la historia, sino en la satisfacción de mis clientas, que repiten, y en mi propia experiencia. 

El proceso se inicia a partir de flores, raíces, vayas, cortezas o maderas. Después de este proceso, se crea una pasta que se infusiona para teñir. Las lanas, por ejemplo, o cualquier fibra natural, se tiñen con este tipo de pigmentos.
Utilizo muchos recursos, pero alguno de los más habituales con la casia, el índigo, la cáscara de nuez…

El pigmento de la planta se fija a la cutícula del cabello y lo tiñe. Es eficaz.

¿El tinte de cabello orgánico permanente significa completamente libre de daños?

Los pigmentos naturales actúan como reparadores, las plantas están llenas de minerales y vitaminas, por eso lo que hacen es beneficiar al cabello y al cuero cabelludo. También beneficia a nuestra salud y al medio ambiente.

¿Cómo reaccionan tus clientas aquí, en Outeiro de Rei, cuando abres un establecimiento de este tipo? 

Valoran la coherencia de trabajar con vegetales, de estar en la naturaleza y en sintonía con ella. Además, lo aprecian más todavía quienes viven en la ciudad y quieren entrar en contacto con la paz y la tranquilidad del mundo rural en espacios más libres.

¿Aprecias un aumento de personas interesadas por tus tratamientos?  ¿Qué tipo de clienta es la que más acude? 

Cada vez hay más gente interesada por la filosofía natural, no solo en el cuidado capilar sino en la alimentación o en otros ámbitos de la vida. Los afines nos vamos uniendo y nos encontramos. Tengo clientas que vienen desde Lugo, pero también desde A Coruña o Santiago.

¿Cuáles son las principales diferencias que podemos notar en nuestro cabello si usamos productos 100% vegetales?

Brillo, fuerza, más tiempo limpio… Conseguimos un pelo virgen, como las melenas que teníamos cuando éramos niñas.

Comparte