Hay una manera de cuidar tu piel durante el verano (y llegar con éxito a septiembre)

​Laura Vila – Con el verano ya instaurado de pleno en nuestras vidas, comienzan las preocupaciones en cuanto a la protección que debemos utilizar para combatir los rayos de nuestro amigo Lorenzo sin que suponga un riesgo para nuestra salud.

El mar, el agua salada y el sol, crean una combinación perfecta en casi cualquier circunstancia; tanto es así, que a veces olvidamos que el relax y el bienestar puede salirnos caro si no somos conscientes del daño que esto puede ocasionar a nuestro cuerpo.

Es por ello, que desde BOGA queremos ofrecerte algunos trucos que deberías tener en cuenta para que tu piel luzca bonita y radiante sin comprometer en absoluto tu bronceado. Toma nota, que en septiembre… ¡nos lo agradecerás!

Exfóliate
Esta es una práctica que debería llevarse a cabo durante todo el año, y de saber todos los beneficios que tiene para nuestra piel, os aseguramos que lo haríamos más a menudo. ¿Lo mejor de todo? Que no tienes por qué comprarte una exfoliante sino que puedes hacerla en casa tú misma mezclando azúcar con una crema hidratante normal. Esto ayudará a que digas adiós a las células muertas para que tu piel pueda regenerarse, y por tanto que el bronceado sea mas uniforme. 
Hidrátate
El agua va a ser tu mayor aliada, no solo para evitar la aparición de la retención de líquidos, sino también para desintoxicar tu cuerpo en un momento del año, en el que (no nos engañemos) siempre cae una caña en el chiringuito de la playa.
Aliméntate  
“Como es dentro, es fuera” Si hay algo que ejemplifique mejor este hecho es la comida saludable, porque si la consumes, tu cuerpo te lo agradecerá de todas las formas posibles (empezando por la piel).Además el verano es el momento perfecto para tomar cosas fresquitas y llenas de vitamina como batidos y zumos détox, y si a mayores le añades los alimentos naranjas (mandarinas, zanahorias, mango, salmón…) para estimular tu bronceado, el resultado dejará con la boca abierta a más de uno.

Protégete del sol
Existe la creencia general de que cuanto mayor sea el grado de protección, menos morena te pondrás, y os confesamos desde ya que esto es falso. Las cremas protectoras simplemente te protegen contra la radiación que podría ser un factor de riesgo para tu salud, pero en ningún caso perjudican a tu bronceado. Es más, utilizando la adecuada, incluso se podría potenciar el tono.

​Partiendo de la base de que la piel tiene memoria, no te arrepientas en un futuro de recordar cómo era la tuya cuando eras más joven. Empieza a cuidarla desde ya!
Comparte