El truco definitivo que te hará lucir más bella y libre de estrés este verano

Imagen

© Gift Office
No todo es entrenar, ni pasarse horas en el gimnasio sin respiro, pero hay que moverse y hacer ejercicio y para eso lo mejor es mantener una dinámica constante. Tenemos a nuestro favor una cultura expansiva que se muestra, claramente, a favor del ejercicio y en nuestra contra, la pereza que da dar el primer paso. Por eso, si quieres lucir radiante este verano, no tienes más que seguir estos pasos que firman expertos de la belleza asiática.
     Bebe agua
Es fundamental para mantener nuestra piel hidratada. Si bien es cierto que hace pocas semanas se destapaba el mito de que es necesario beber dos litros de agua diarios, la hidratación es fundamental. Especialmente en esta época que del año cuando el sol y los agentes externos resecan más que nunca nuestro cutis.
Imagen

© Leigh Humme
     Haz ejercicio cómo si fuera verano todo el año
Si, sabemos que es difícil, pero te proponemos la técnica de vivir en una constante ‘operación bikini’. Haz ejercicio regular, camina en lugar de coger el coche o el autobús, conserva una dieta equilibrada. ¿Qué hacemos con el estrés? Los paseos serán tu mejor aliado. Una escapada con tu  perro por el parque, la playa o simplemente por las calles de tu ciudad, te ayudarán a desconectar durante (al menos) un rato de tu agobiante vida diaria. Y si es con música, mucho mejor
     ​Medita
Si, parece raro, curioso o tan lejano que es como que no va contigo. Pero en realidad te puede ser muy útil. Cuando hablamos de meditación no necesariamente nos referimos a posturas imposibles de yoga, hablamos de respiración y de relajación, porque aunque te parezca algo innato a nosotras, no, no sabes respirar bien.

Técnica de respiración
Túmbate y respira lentamente. Siente como tu aire entra en tu cuerpo y vuelve a salir. Repite este método durante dos o tres minutos al principio y aumenta el tiempo progresivamente. Te sentirás más ligera, mas despreocupada y más relajada.

Técnica de relajación
Túmbate y relájate respirando lentamente. Vamos a escuchar nuestro cuerpo. Cierra los ojos y piensa en cómo se encuentra tu boca, tus ojos, tus dedos y así sucesivamente hasta completar todas las partes de tu cuerpo. La idea es escucharnos desde dentro y entender cómo nos sentimos.

La meditación aumenta los niveles de dopamina que nos ayuda a desarrollar la función motora del organismo. 

Imagen

© Six for lunch
Comparte