Cinco tips muy nutritivas para afrontar una boda

​Sara Plar – Semanas y semanas de dieta y ejercicio para lucir perfectas nuestro vestido (ya seas la novia, la madrina, la mejor amiga o cualquiera de los demás invitados) así que, os damos algunos tips de nutrición para no tirar por la borda todo el esfuerzo anterior.

OJITO CON LA DESPEDIDA DE SOLTERA

Diviértete a lo grande y disfruta de todo lo que comas ese día, y por qué no, tómate una copa (o dos, o tres…) pero ten en cuenta que, si tu despedida la haces en fechas muy próximas al día de tu boda, todos los excesos te pasarán factura de alguna manera, ya que las bebidas con alcohol provocan retención de líquidos, y al ser vasodilatador puede causar micro roturas en los capilares, y en consecuencia estas podrían hacerse visibles en nuestra piel. Con esto no te decimos que no celebres por todo lo alto tu despedida, sólo que planees bien cuándo celebrarla y así tener tiempo para superar exitosamente la resaca.

SODIO vs. RETENCIÓN DE LIQUIDOS

¿Alguna vez te has sentido hinchada y con la sensación de haber cogido peso” incluso cuando has comido alimentos súper sanos? Pues bien, no es culpa de las grasas, ni del índice glucémico, ni tampoco de las, siempre culpables, calorías, ya que esa sensación de pesadez viene derivado de un exceso de sal, en concreto del sodio. Puesto que un gramo de sodio retiene 5 veces su peso en agua, es decir por cada gramo que consumas de este mineral tu cuerpo retiene 5 veces esa cantidad de agua, y esto es lo que provoca que te hinches.

Los nutricionistas aconsejan tomar entre 1500 y 2500 miligramos al día pero debemos hacerlo distribuirlo en las distintas comidas que hagamos. Pero el sodio no sólo está presente en nuestro salero, sino que muchos alimentos que comemos habitualmente lo contienen, entre estos se encuentran los embutidos (pechuga de pavo, jamón york…), las conservas (atún, mejillones, sardinas, berberechos), refrescos light (y es que no toda la culpa la tiene el gas, ya que en estas bebidas ¡nos quitan el azúcar pero nos añaden sal! Así que evita estos alimentos si no son en su estado original (sin ser procesados) y reduce el consumo de otros como claras de huevo, apio, espinacas o remolacha, que incluyen mayor concentración de sodio de manera natural. Trata de usar más especias para dar sabor a tus comidas y si eres de las que necesita lo salado sí o sí, opta por la sal rosa del Himalaya.

BYE BYE GAS
​Hay dos tips para evitar este incómodo problema. El primero seguro que ya lo conoces, y se trata de ¡evitar cualquier bebida gaseosa!

El segundo consiste en reducir el consumo de legumbres, o incluso prescindir de ellas, unos dos o tres días antes de la boda.

H2O POR FAVOR
Bebe, bebe y vuelve a beber, pero ¡ojo! Sólo agua natural y, obviamente, ¡sin gas!
Mantenerte hidratada es una necesidad vital, pero también ayuda a regular la sensación de saciedad y así evitar algún que otro atracón por los nervios previos al enlace.

MÁS VECES Y MENOS CANTIDAD

Un consejo más que efectivo, pues comer varias veces al día (no tienen por qué ser exactamente cinco) nos hace controlar mejor el apetito y sobre todo tu organismo estará constantemente activo, ya que el proceso de digestión, metabolismo y absorción de los alimentos genera un gasto calórico que hace que pierdas peso, en vez de ganarlo, siempre y cuando no pasen más de 3 o 4 horas  para que tu cuerpo no empiece a acumular las grasas como reserva ante posibles situaciones de ayuno.

En el terreno de la alimentación hay más mitos que verdades y muchas veces creemos que por evitar ciertos alimentos, como los carbohidratos o las grasas, vamos a conseguir vernos mejor, pero nada más lejos de la realidad, porque deshacernos de las principales fuentes de energía no hará más que aumentar nuestra sensación de hambre y ansiedad, además de hacernos perder la energía que necesitamos para afrontar un día tan especial como el de una boda. Por lo tanto recuerda que los excesos son malos,  pero el déficit y las carencias son mucho peor. ¡La clave del éxito está en el equilibrio!

Comparte