Otro invitado de boda es posible

Hay hombres que piensan que para ellos, elegir el vestuario para una boda es sencillo y carece de importancia. No están en lo cierto. El vestuario debe ser pensado y adaptado tanto al dress code de la ceremonia, como a la hora del día y lugar de la celebración.

Si estás pensando cuál es el mejor modo de acertar ese día, aquí te dejamos las tips necesarias para que no te pierdas detalle. Trajes, corbatas, camisa, zapatos… Todo importa. Combinaciones precisas y elegantes que, a priori, es probable que no te imaginaras como look ideal.
Primero debes saber que nadie (y cuando decimos nadie, es nadie) debe ser más elegante que el novio. Él debe ser el protagonista, por lo menos ese día.

Si la boda es de día, decántate por trajes claros: azules o grises pueden ser una buena opción. Si eres un poco más atrevido puedes acercarte al crudo como tonos para tu traje (pero cuidado, se trata de un look arriesgado). Por la noche, viste gris oscuro o negro para acertar de pleno.

Imagen

Pierre Cardin
Esmoquin, ¿sí o no? El esmoquin es una buena opción para aquellas ceremonias en las que el novio lo vista también, porque recordemos la regla fundamental: el invitado (aún siendo testigo o padrino) nunca debe ir más arreglado que el novio. De todas formas, el esmoquin es una prenda más apropiada para eventos como una cena benéfica o para ir a la ópera, a no ser que los novios así lo soliciten como parte del dress code de la celebración.

Con solapas de seda o de raso podrás aportar elegancia y sofisticación a tu atuendo. Eso sí, siempre que la boda se celebre de noche, si no queda terminantemente prohibido.

Imagen

JCREW
El traje es la apuesta segura para, no fallarás nunca. Pero hay tres puntos a los que poner especial atención: los hombros, las mangas y el largo del pantalón.
Los hombros deben quedar en su sitio, por eso, un traje hecho a medida siempre va a despertar esa sensación de “te queda como un guante”. Así es como se debe lucir un buen traje.
Las mangas de la chaqueta deben ser ligeramente más cortas que las de la camisa (entre medio y un centímetro aproximadamente), dejando así ver los puños de la camisa o de los gemelos.
En el caso de vestir traje, el largo nunca debe ser mayor al empeine del zapato. En el caso del esmoquin olvídate del dobladillo. Incurrirías en un error grave de protocolo y echarías por la borda todo el esfuerzo de lucir perfecto.
Imagen

Hugo Boss
¿Pajarita o corbata? La pajarita para el traje puede ser una opción divertida y desenfadada, pero recuerda que dista (y mucho) de un look ortodoxo en su faceta más pura. Corbata negra es un acierto siempre. Porque en los hombres, aún si cabe más que en las mujeres, el ‘menos es más’ tiene más sentido que nunca.

Últimas recomendaciones. ¿Zapatos? Estilo Oxford tanto para un look más clásico como si quieres experimentar y no te compliques. En cuanto al ancho del pantalón decir que está muy de moda el slim pero nunca en esmoquin, donde el ancho del pantalón debe ser más clásico y holgado.

Es cierto que las reglas están para romperlas, así que aquí te dejamos las bases, ahora ¡improvisa!

Comparte