Atención hombres, ésta es la tendencia que ha llegado para quedarse

Laura Vila – No, no es lo que parece, hoy no estamos aquí para hablar de nosotras. Hoy les toca a ellos, a los que quieren redefinir el concepto de “camisa y vaqueros”, a los que se atreven y a quienes prohíben la entrada a su armario a aquellas prendas que siempre funcionan de comodín. De lo que estamos hablando es de la pieza que va a arrasar este verano entre los más fashionistas y cómo combinarla para sacarle el máximo partido; se trata nada más y nada menos que de la camisa estampada.
Fue en la década de los 30 cuando comenzaron a comercializarse las primeras camisas hawaianas que bien parecían devolverle la vida a quien las vestía; en 2016 se colaron tímidamente en las apuestas para primavera-verano, y ya en 2018 regresan haciéndose notar como tendencia estrella de la temporada.
Vuelven y sin ninguna intención de irse, y es que la infinidad de posibilidades que existen para combinarlas hace que se conviertan en una opción a la que aferrarse para cualquier ocasión; las reglas las ponen ellos, pero ¿nuestras sugerencias? Ahí van:

¿Quién dijo informal?
Desde luego no ha salido de nuestra boca. La combinación de la camisa estampada con un traje, o pantalones chinos monocolor (complementos incluidos) no puede gustarnos más. Porque el atrevimiento y la elegancia nunca debieron estar reñidos, aquí te mostramos cómo combinar ambas prendas para que el resultado sea un acierto total.

Imagen

John Henric 2018 Collection
Imagen

John Henric 2018 Collection
El match camisa y zapas
Puesto que la imaginación no tiene fronteras, en este caso apostamos por combinar la camisa con unas bermudas o pantalones chandaleros y unas zapatillas de lona del día a día como las Vans o las Converse.

Sporty-chic, así se conoce a esta tendencia que introduce prendas deportivas en outfits más sofisticados; así la conocimos y así nos enamoró.
Imagen

Instagram @menwithstreetstyle
Vaqueros y chupa
Algo bastante simple y socorrido como una chupa de cuero puede ayudar a darle un rollazo increíble a una combinación tan básica como es la de camisa y jeans. Y si además los vaqueros parecen desgastados o están rotos, ¡punto, set y partido! El aspecto desenfadado junto con la “formalidad” que de por sí aporta una camisa es el contrapunto perfecto para lograr dar vida a un conjunto en apariencia común.
Imagen

Stephan Jhon Turner for @menwithstreetstyle
Comparte