Palabra de diseñadora: cómo elegir tu vestido de novia en la era covid

La crisis sanitaria de la COVID-19 ha paralizado la actividad del sector nupcial. La temporada de bodas de 2020 se ha visto forzosamente interrumpida y los profesionales del sector aún no saben con certeza cómo arrancará el próximo 2021. Lo que queda claro es que las bodas sufrirán una transformación y adaptación a la situación de “nueva normalidad” durante los próximos meses.

Bajo esta premisa está trabajando Laura Escribano, modista y creadora de su propia firma, desde que entró en vigor el estado de alarma el pasado 15 de marzo de 2020. “Este momento excepcional que vivimos puede ser una gran oportunidad de hacer más extensiva la experiencia de casarse y no quedarse solamente en las 24 horas. Las bodas en tiempos de Covid-19 están regalándonos celebraciones muy emotivas”, afirma Escribano.

Laura Escribano asegura que es imprescindible elegir una firma de vestidos de novia que tenga taller propio

Te darán la garantía y seguridad de poder hacer cambios en el vestido, tanto en la hechura como en el diseño del traje.

Debes pensarlo bien, ¿vas a dividir tu boda en varias celebraciones? ¿Cuántos looks serán necesarios?

Laura Escribano garantiza crear, bajo el mismo presupuesto, dos o tres looks adaptados a cada celebración. Por ejemplo, una pareja se casa por lo civil, después realiza una boda religiosa y más adelante hace la celebración. Pueden pasar bastantes meses entre una celebración y otra.

La creadora propone crear un hilo conductor en esos tres looks de novia ofreciendo en el civil la posibilidad de crear una base Esencia, muy sencilla y minimal, que la novia podrá reutilizar más adelante. Por ejemplo, para la ceremonia religiosa, añadiendo un sobrevestido de ensueño sobre esa base de vestido. Para la celebración con familiares y amigos, proponemos reutilizar esa base añadiendo una de nuestras blusas únicas. Tras la boda, la novia podrá seguir luciendo esas prendas por separado.

En cuanto a los tejidos, sé versatil

Laura Escribano recomienda utilizar tejidos atemporales y adecuados a esos posibles cambios, que se puedan lucir tanto en otoño-invierno como en primavera-verano. “Una buena opción es decantarse por crepes de una densidad media, tejidos livianos como los georgettes o trabajar con varias capas de tejidos de gran caída y finura”, aclara. En este punto es imprescindible contar con un buen profesional que pueda guiarte en todo este proceso de selección de tejidos.

A nueva situación, nuevos colores y nuevos patrones

Apuesta por otra gama cromática para tener más riqueza en el vestuario. La firma de Laura Escribano está especializada en este tipo de tonalidades caramelo, champagne o té tan favorecedoras.  

Y la mascarilla, ¿cómo la integramos?

No cabe duda de que será un complemento indispensable en las bodas de 2021. En el atelier de Laura Escribano confeccionan las mascarillas de novia sin coste adicional, personalizadas 100% a cada estilismo.

Comparte