Lo que más nos ha gustado de la neoyorquina gala de los Grammy (y no hablamos sólo de moda)

Por primera vez después de 15 años, la denominada ‘Noche más grande de la música’ volvió a la Gran Manzana. Y lo hizo por todo lo alto, al Madison Square Garden, que se vistió de gala para una velada llena de performance y humor en parte gracias al buen ‘hacer’ de James Corden, su presentador.

El gran vencedor de la noche fue sin duda Bruno Mars que consiguió los 6 premios a los que estaba nominado, entre los que se encuentra el de mejor single y mejor disco. El premio a la mejor cantante revelación fue a parar en manos de Alessia Cara, toda un portento vocal que tendrá mucho que decir en el futuro.

¿Cosas que nos gustaron? En primer lugar, el hecho de que el ambiente reivindicativo y de lucha siguiera presente como lo estuvo en los Emmy. Y para ejemplificarlo, la nominada a mejor interpretación solista por Million Reasons, Lady Gaga, que lució un impresionante outfit negro de inspiración gótica de Armani Privé. No faltó el detalle de la rosa blanca en el hombro que lucieron tantos otros artistas como símbolo contra el acoso sexual.
También nos ha cautivado Miley Cyrus con un mono de terciopelo negro de Jean Paul Gaultier Alta Costura, muchos dicen, de inspiración española (y una vez más con la rosa entre las manos). La verdad es que no nos ha decepcionado.
Y si antes decíamos que el gran vencedor de la noche había sido Bruno Mars, el “perdedor” fue Jay-Z, nominado a 8 estatuillas de las cuales no logró llevarse ninguna. Aún así, los homenajes de sus compañeros se hicieron oír sobre el escenario. Su amigo Kendrick Lamar llegó a decir: “Jay-Z presidente”. 
Y como ya viene siendo habitual también en este tipo de actos, el evento se convirtió en un espacio de expresión contr las políticas de inmigración del presidente Trump. La cantante mexicana Camila Cabello defendió a los dreamers, niños que llegaron a América con sus padres y que ahora, años después, corren el riesgo de ser deportados.
Comparte