6 datos (que seguro desconocías) sobre la reina Máxima de Holanda, ahora que cumple 50 años

reina-maxima-de-holanda
© Instagram @queen.maxima

¿Quién no conoce a Máxima de Holanda? La reina de los Países Bajos es una de las caras más conocidas y queridas de la realeza europea.

Su personalidad, cercana, sonriente y espontánea, ha encandilado a los holandeses desde su matrimonio con el Rey Guillermo hace ya 20 años.

Durante su época como princesa, y desde 2013 como reina, Máxima de Holanda ha sido inspiración para muchas personas, y vas a descubrir que no solo por sus looks, siempre elegantes y adaptados a su personalidad.

Ahora que cumple 50 años, te contamos algunos hechos curiosos sobre la reina argentina de Holanda.

El origen español de la Reina Máxima de Holanda

¿Sabías que Máxima de Holanda tiene ascendencia española (vasca concretamente) e italiana? Pues sí.

Su tatarabuelo emigró desde Gipuzkoa a Buenos Aires, donde asentó a su familia, que poco a poco fue escalando en la alta sociedad, llegando a ostentar cargos políticos.

De pequeña, a Máxima le apodaban “la holandesa” por su pelo rubio y su aspecto tan europeo, ¿parece premonitorio, verdad?

reina-maxima-de-holanda

Su pasado en Wall Street

Máxima estudió en algunas de las mejores escuelas de Buenos Aires y acudió a la Universidad Católica Argentina que, por aquel entonces, entre los obispos que dirigían la institución contaba con el actual Papa Francisco.

Su carrera profesional en el mundo de las finanzas le llevó a ocupar algunos de los cargos más importantes en empresas de Wall Street.

Son sus estudios en economía y sus anteriores trabajos los que han hecho que Máxima, en sus visitas a colegios, incida mucho en la importancia del ahorro y del acceso universal a la economía.

Además, ya como princesa, fue asesora de la ONU en el Año Internacional del Microcrédito (2005).

reina-maxima-de-holanda

Un primer encuentro muy sevillano​

Máxima disfrutaba de unas vacaciones en la Feria de Abril de Sevilla con unas amigas cuando le presentaron por primera vez al príncipe Guillermo de Orange. 

Aunque al principio a ella no le gustó mucho (no era su tipo), empezaron un noviazgo y su posterior compromiso estuvo lleno de papeleo para otorgar la nacionalidad neerlandesa a Máxima y para aprobar (¡por ley!) su matrimonio con Guillermo, ya que él es protestante mientras que ella católica.

Volvieron a visitar la capital andaluza para celebrar su aniversario.

reina-maxima-de-holanda

Una boda real con algunas ausencias

La boda no estuvo exenta de polémicas y no solo porque Máxima decidiese mantener su fe católica tras su matrimonio, sino porque su madre y su padre no asistieron. El padre de Máxima había sido ministro durante la dictadura de Videla en Argentina y se le solicitó que no asistiera.

Máxima se decantó por un vestido firmado por Valentino que es reflejo del estilo que ha ido manteniendo todos estos años: sobria elegancia y con los accesorios y detalles justos pero significativos.

Un estilo que brilla por el mundo entero

En sus visitas internacionales y actos oficiales, Máxima siempre escoge estilismos que nos sirven en muchas ocasiones de inspiración para nuestros looks de invitada.

Dentro de la sencillez y sus looks monocromáticos, también arriesga y se atreve con algún complemento, estilo o estampado que de algún modo refleje su personalidad espontánea y alegre.

No es raro tampoco ver cómo incorpora en muchas ocasiones un abrigo en sus looks.

Cercanía real

Ser parte de la realeza no le ha hecho abandonar algunas de sus rutinas, como ir en bici.

Es la miembro más querida de la familia real holandesa, quizá por su sonrisa eterna, que es su mejor complemento, o por su actitud cercana, solidaria y abierta.

En sus visitas institucionales se preocupa por visitar asociaciones del país, sobre todo las que luchan por los derechos sociales, y no tiene problema en recibir y saludar a las personas que se acercan a ella.

Comparte