Los pasos imprescindibles para organizar una boda (sin que nada quede atrás)

¿Te casas y no sabes ni cómo empezar? Invitaciones, proveedores, ceremonia, convite… Son muchas las cosas a tener en cuenta a la hora de organizar una boda para que el gran día sea perfecto. Si tienes dudas, te dejamos la guía definitiva.

© Fluxus

Muchas parejas optan por contratar a una wedding planner que haga realidad la boda que tienen en sus cabezas, pero si quieres vivir la experiencia de organizarlo tú todo, te damos las claves y los pasos a seguir para que no falte nada.

Coge papel y boli y empieza a planificar tu gran día.

Te damos el paso a paso. ¿Cómo organizar una boda?

El cuándo y el dónde (y el cuánto): la primera decisión

Este tiene que ser sí o sí el primer paso. No empieces a organizar nada si no tienes muy claro cuándo y dónde serán la ceremonia y el banquete.

Muchas wedding planners coinciden es que es mejor barajar más de una fecha, guiarse por estaciones o meses, y no obsesionarnos con un día concreto, por mucho significado que tenga.

Y con esta decisión viene incluida la del tipo de boda (civil o religiosa); imprescindible para poder cuadrar fechas entre los diferentes lugares e instituciones.

Pero aún más importante es decidir un presupuesto (y marcar un máximo para imprevistos y “extras”) y acordar en qué queréis ahorrar o dónde no os importa gastar más. Créenos, ¡os evitará discusiones y quebraderos de cabeza!

© Fluxus

Los trámites burocráticos que esta vez no dejamos para “más tarde”

Además de pedir fechas en iglesia, juzgado, lugar de la ceremonia, etc., también es importante iniciar el papeleo necesario o tener en cuenta qué vais a necesitar en un futuro.

Puede parecer algo obvio o que “ya haremos más tarde” pero en algún momento habrá que enfrentarse a la burocracia de una boda (que no es poca), así que no lo dejes para el último momento.

Una boda con estilo

¿Será una boda íntima o por todo lo alto? ¿Va a tener una temática especial? Estas decisiones marcan otras como la del número de invitados, la decoración o el tipo de proveedores con los que trabajaréis.

Si además queréis una boda con personalidad, os recomendamos definir una paleta de colores y una identidad visual (no lo lamentaréis).

Recordad que es vuestra boda, así que no tengáis miedo a dejar volar la imaginación y la creatividad y a escoger la estética que mejor os defina como personas y como pareja. 

¿Quiénes estarán a vuestro lado?

Las wedding planners avisan de que la primera lista de invitados suele ser larga, muy larga, por lo que va a tocar reducirla.

Una vez que tengáis una lista definitiva, os será mucho más fácil pedir presupuesto a los proveedores, por lo que es conveniente que cerréis cuanto antes el número aproximado (casi exacto) de personas que os acompañarán en el gran día.

También es un buen momento para decidir quiénes serán las damas de honor, pajes, madrina y padrino, si los va a haber. 

¿Tienes hambre?

¡Una de las partes más divertidas (y apetecibles)! 

Antes de hacer pruebas de menú, una pregunta: ¿qué tipo de banquete queréis?

Lejos han quedado las bodas en las que la única opción era un cocktail de pie y luego un gran menú servido en la mesa.

¿Sabías que hay parejas que en lugar de un menú cerrado apuestan por un buffet? O incluso bodas con food trucks.

Una vez esté claro cómo será el banquete, investigad empresas de catering que ofrezcan esos servicios, pedid presupuesto y, como no podría ser de otra manera, probad la comida.

Tened en cuenta no solo vuestros gustos personales, sino también las posibles intolerancias, alergias o preferencias alimenticias de los invitados. La comida es de lo que más se recuerda de una boda… Así que mantened los estómagos felices.

© Fluxus

El look para vuestro gran día

¿Puede haber algo más emocionante que elegir el vestido del día de tu boda? 

La mayoría de los ateliers recomiendan empezar con el diseño y las pruebas del vestido de la novia con 10 meses de antelación (para el del novio algo menos), con tiempo suficiente para hacer arreglos y asegurarse de que el resultado es el que deseas y el que refleja tu personalidad.

Si no van a ser a medida, podéis daros un pequeño respiro y atrasar el momento de buscar y elegir vuestros estilismos, pero sin postergarlo demasiado porque, sobre todo para las novias, encontrar el vestido llega a ser bastante estresante.

La mejor decoración: las flores

Las flores son protagonistas de muchos momentos y detalles de la boda: la decoración del lugar, de la ceremonia, de las mesas del banquete, del ramo de la novia… 

Por eso es muy importante que la empresa o persona encargada de los arreglos florales de la boda capte vuestra esencia.

¿Cómo encontrar a la persona adecuada? Acude a las redes sociales; son grandes catálogos donde además podréis ver el estilo de cada florista. 

¡Sonríe, es una foto!

Nuestro mejor consejo es que busquéis y consultéis los portfolios de los fotógrafos que más llamen vuestra atención antes de contratarlos. Cada fotógrafo es un mundo y no todos tienen el mismo estilo. ¿Eres de fotos más oscuras y con contraste? ¿O por el contrario prefieres instantáneas con más brillo? Decídelo, son el recuerdo material de tu boda.

Si además queréis contratar vídeo, no olvidéis presupuestarlo y repetir el mismo proceso para escoger a la persona correcta.

¿Nuestro consejo? Las fotos y el vídeo de vuestra boda van a convertirse en uno de vuestros tesoros, así que no escatiméis en gastos e invertid en grandes profesionales (y solicitadlos con tiempo, porque sus agendas suelen estar muy apretadas).

© Fluxus

La banda sonora

¿No sirve con una lista de reproducción?

El Dj que se encargue de la música del baile os pedirá una lista de reproducción con algunas de vuestras canciones favoritas y las de los invitados (¡aprovechad para crear una conjunta con vuestros mejores amigos que encierre recuerdos de momentos juntos!), pero también tenéis que escoger las canciones que sonarán en vuestra entrada al banquete, por ejemplo, o durante la ceremonia.

¿Queréis que la noche sea aún más mágica? Contratad a un grupo o solita; nada como la música en directo para crear un ambiente especial e íntimo.

Invitaciones y menús: detalles que marca la diferencia

¿Os acordáis de la paleta de colores? Hora de volver a sacarla. 

Posiblemente ya os habrá sido útil a la hora de elegir muchos de los elementos decorativos de la boda, pero cuando empecéis a diseñar las invitaciones, agradeceréis aún más tener una identidad visual bien definida.

Hay un estilo de invitación para cada pareja y boda y, teniendo claro cuál es la estética y la emoción que queréis transmitir, os resultará sencillo dar con las adecuadas.

Por supuesto, el diseño de las invitaciones tiene que ir en concordancia con el de los menús u otros elementos de papelería que habrá el día de la boda.

El momento beauty

¿Qué mejor complemento para el día de la boda que un maquillaje y peinado que te hagan sentir segura y única?

Cada temporada nos sorprende con unas tendencias, pero ninguna tan ideal como la que te haga sentir tú.

Reserva hora para una primera prueba en tu salón de belleza de confianza o en uno que se preocupe de diseñar un peinado y maquillaje a tu medida.

¿Cuándo realizar la prueba? Los profesionales de la belleza recomiendan hacerla en una fecha relativamente cercana a la de la boda, para asegurar que la piel y el pelo están en un estado similar.

¿Cómo organizar una boda?
© Fluxus

¿Ensayamos?

Quizá no sea necesario hacer un ensayo general con invitados, pero las wedding planners recomiendan revisar cada momento de la boda para ajustar tiempos y delegar aquellas tareas que, el día de la boda, no vayáis a poder controlar.

Es un día para pasarlo bien y disfrutar, no para estresaros con pequeños inconvenientes. Ahora que lo tienes claro, ¡a por todas!

Comparte