Estos son los idílicos destinos a los que sí puedes viajar en tu luna de miel

Si antes elegir destino para la luna de miel ya era un quebradero de cabeza, ahora que entran en juego restricciones, cancelaciones de vuelos, pruebas PCR, de antígenos… La decisión se ha complicado aún más y parece difícil saber dónde sí podemos viajar en nuestra luna de miel.

Sin embargo, con los protocolos cada vez mejor establecidos y la llegada del pasaporte de vacunación, poco a poco los destinos se van abriendo a parejas recién casadas que buscan culminar la celebración de su amor en un viaje soñado.

¿Cuáles son los destinos más solicitados? Maldivas, Costa Rica o Tanzania siguen en el top de la lista, pero hemos encontrado algunas localizaciones que no tienen nada que envidiarles.

Descúbrelas y empieza a planificar tu luna de miel, esta vez sí, sin problemas.

Un viaje por la Costa Azul de Francia

Aunque parezca que la tenemos cerca, pocas son las veces que la disfrutamos.

Un recorrido por los pueblos y ciudades costeras de Francia es el final perfecto para vuestra boda, sobre todo por ese aire romántico que se respira en cuanto pones un pie en localidades como Saint-Tropez o Niza.

Muchas parejas de recién casados deciden alquilar un coche para recorrer las playas, los paisajes y la gastronomía de la Costa Azul. ¿Su consejo? Hacer la parada obligatoria en ciudades más conocidas como Cannes o Mónaco, pero no olvidar aquellos pueblos con un encanto especial, entre los que destacan Antibes o Grasse.

México: un destino anhelado para tu luna de miel

Si siempre quisiste visitar México y disfrutar de sus playas pero también de su historia y de sus ciudades, ¡es el momento!

De hecho, México es uno de esos destinos a los que sí se puede viajar en tu luna de miel, ya que no ha puesto muchas restricciones al turismo.

Siendo un país tan grande, puedes tener dudas sobre qué ruta seguir. Es normal, ¡querréis verlo todo! 

Sin embargo, los expertos saben cuál es la clave para saborear vuestro viaje de novios en México: pasar unos días de relajación en la Riviera Maya después de hacer un tour y recorrer lugares llenos de cultura, tradición e historia como Tulum, Izaman o Uxman, donde podréis ser testigos de la herencia maya en el país.

Bajo el sol italiano

Italia: también un destino cercano, pero no por ello menos interesante.

Aunque es muy probable que ya hayas estado en Italia y hayas visitado ciudades como Roma o Venecia, nuestra propuesta para tu luna de miel es otra: dejarte enamorar por la Toscana.

¿Te vienen a la cabeza escenas de películas románticas italianas? Casi seguro se rodaron “bajo el sol de la Toscana”.

Si además sois amantes del buen vino, os cansaréis de hacer catas y visitas a los muchos viñedos de la zona. 

No obstante, la riqueza de la Toscana va mucho más allá: pueblecitos medievales como Montepulciano o Volterra son visitas igualmente obligadas.

Y si no queréis renunciar a caminar por calles de ciudades más conocidas y grandes, acercaos a Siena y Florencia para recorrer el arte italiano en todo su esplendor.

Días de relax en Seychelles

Un destino de ensueño al que también podéis viajar en vuestra luna de miel, siempre que presentéis una prueba para certificar que no estáis contagiados.

Eso sí, una vez allí prácticamente el total de su población está vacunada, así que es uno de los lugares más seguros en los que empezar vuestra vida de casados.

Con más de 100 islas para descubrir y playas de un azul que se mezcla con el del cielo, Seychelles es la luna de miel soñada para muchas parejas que, tras más de un año organizando (y reorganizando) su boda, quieren y merecen descansar.

Si os va la aventura, en Seychelles podréis realizar también actividades de trekking o snorkel para conocer sus riqueza natural. Pero también podréis alegrar vuestros paladares gracias a la gastronomía fruto de la mezcla de culturas de las islas o simplemente relajaros en una hamaca con un mojito en la mano.

Jordania

Un destino totalmente diferente pero que tiene mucho que ofrecer a las parejas que deciden visitar este país lleno de historia.

Además de nadar (o mejor dicho, flotar) en el Mar Muerto, Jordania es un lugar para perderse, para visitar los zocos de ciudades como Ammán y quedar impresionados por la riqueza artística, para recorrer las ruinas de la ciudad grecorromana de Jerash o para observar los atardeceres desde el monte Nebo, donde la tradición dice que Dios mostró la Tierra Prometida a Moisés.

Pero si por algo impresiona Jordania es por sus desiertos y por la ciudad, casi perdida, de Petra, que fue redescubierta en 1812 y es la octava maravilla del mundo.

Comparte


Sin comentarios

Responde

Tu email no se publicará

1 × 1 =

Activa las notificaciones de BOGA Magazine.    Acepto No thanks