7 viajes improvisados para disfrutar de España este verano (evitando aglomeraciones)

viajes improvisados
@mirenalos

Si no lo has hecho ya, ha llegado el momento de planear una escapada rumbo a las tan ansiadas vacaciones de verano. Tras un inicio de década que no se borrará nunca de nuestras memorias, llega por fin el momento en el que podemos movernos entre provincias y, por lo tanto, disfrutar de las maravillas que nuestras fronteras pueden ofrecernos. Porque este verano sí, toca arrimar el hombro y programar una escapada en nuestra tierra. Es el momento de reconectar con nuestros parajes naturales, disfrutar del folclore local, de nuestra gastronomía, nuestro vino y nuestras gentes. El espíritu no cambia, pero el destino sí. Si tu idea es evitar las aglomeraciones y pegarte un viaje (medio) improvisado, te mostramos 7 destinos ideales.

Imagen
© Descapada

Lagos de Covadonga, Asturias

Si buscas un destino donde emocionarte con el paisaje, Los Lagos de Covadonga consiguen, sin duda, ese objetivo. Son uno de los lugares más increíbles para visitar en España. Y, el verano, es el mejor momento para explorarlos. Los lagos Enol, Ercina y Bricial están más llenos (por motivo del deshielo) y el paraje luce espléndido. Aprovecha tu escapada y piérdete por los rincones que esconde esta comunidad al tiempo que haces honor a su reconocida gastronomía: Cudilleros, Cangas de Onís, Ribadesella o Luarca, son solo algunos ejemplos.

Imagen
© Rutalidays

Costa de la Luz, Huelva y Cádiz

¿Eres de los que no conciben las vacaciones de verano sin playa? Elige la Costa de La Luz. Temperaturas suaves, playas de agua limpia, Océano Atlántico y largos arenales color blanco. ¿Necesitas más? Este tipo de playas de gran extensión se convierten en alternativas perfectas para mantener la tan repetida distancia social, sin renunciar al calor y al baño. Si, además, eres de los que disfruta con algún deporte acuático, en esta zona encontrarás innumerables rincones para disfrutar del kitesurfing o el bodyboard.

Imagen
© Mitjorn

Formentera

Si lo que buscas es un paraíso nacional, la respuesta es clara: Formentera. Esta pequeña isla mediterránea, situada en el archipiélago balear, es un destino de verano casi exclusivo, pero no imposible. Es uno de los punto de España con más horas de sol y eso, lo sabe quien viaja allí a disfrutar de sus playas y de su naturaleza isleña. Piérdete por sus parques naturales, recorre sus calas y, lo mejor, vive sus atardeceres.

Imagen
© El Mundo

Parque Nacional de Cabañeros Este parque refugio de grandes rapaces, cigüeñas negras y otras muchas especies en peligro de extinción es hoy uno de los rincones protegidos más valiosos de la meseta. Está situado entre las provincias de Toledo y Ciudad Real y es destacable porque aquí sobrevive intacto el gran bosque mediterráneo de Europa, donde, como visitante, aún puedes verte rodeado de la fauna ibérica más amenazada o ver fósiles de más de 500 millones de años de antigüedad. Perfecto para un safari made in Spain.

Imagen
© El Diario de Cantabria

Liébana, Potes y Picos de Europa, Cantabria

Naturaleza, pueblos con encanto y una gastronomía espectacular son algunos de los atributos que, a priori, podemos relacionar con Cantabria. Tierra de paisajes increíbles, la comarca de Liébana es un paraíso para los sentidos, uno de sus pueblos más famosos, Potes, se encuentra a los pies de los Picos de Europa y te enamorará por su característica arquitectura y la amabilidad de sus gentes. Si eres amante de la naturaleza y las rutas de senderismo, este será tu destino soñado.

Imagen
© La Vanguardia

Islas Cíes, Pontevedra

Considerada por The Guardian como la playa más hermosa del mundo, Rodas preside la central de las 3 islas que conforman las Cíes. Enmarcada en el Parque Natural marítimo-terrestre de las Islas Atlánticas, su belleza es incomparable a casi cualquier punto de la Tierra.  Para disfrutarlas a fondo, puedes dormir en el camping y relajarte paseando por sus senderos y playas. Es un verdadero planazo de vacaciones para este verano.<

Imagen
© Traveler

Lanzarote, una isla de ensueño

Dicen, los que la conocen, que viajar a Lanzarote es como estar en otro planeta. Un paisaje volcánico bañado por inmensos campos de lava que se terminan convirtiendo en playas de arena negra. Situada frente a la costa de África, sus aguas oceánicas y cristalinas consiguen enamorar a cualquier amante de los deportes náuticos o del mundo submarino.

Conoce sus playas, sus cuevas y la joya de la corona, el Parque Nacional del Timanfaya, creado como consecuencia de las innumerables erupciones a lo largo de los años. Sus colores amarillos, negros y rojos, son sin duda lo más llamativo.

Comparte


Activa las notificaciones de BOGA Magazine.    Acepto No thanks