Los Ángeles de Victoria Secret, el olimpo de la moda en Shangái

Un año más el desfile más mediático del mundo, vuelve a sorprender. Este año, el lugar elegido ha sido la ciudad china de Shangai y una vez más, no ha defraudado. El cielo de la urbe asiática se iluminó con el color y el glamour de las modelos más sexys para eclipsar todo lo que (hasta ahora) conocíamos como ropa interior.

Una de las sorpresas de la noche fue sin duda la aparición de Lais Ribeiro, porque ella era la encargada este año de lucir el sujetador “estrella”, una pieza valorada en 1,7 millones de dólares. ¿El complemento? Unas alas metalizadas que la hacían flotar sobre la pasarela. La prenda fue diseñada por la joyería Mouawad y reúne más de 9.000 piedras preciosas y diamantes incrustados en oro de 18.

La nota musical la puso Harry Styles,  que se convirtió en todo un espectáculo sobre la pasarela. La primera parte del desfile se definió por looks underground con diseños de Oliver Rousteing para la firma llamado ​Punk Angels.
Imagen

Karlie Kloss durante el desfile
Imagen

Adriana Lima
Imagen

Devon Windsor
Imagen

Herieth Paul y Grace Bol
Los estilismos boho-chic fueron otro de los puntos fuertes del desfile. Colores, cadenas, plumas y toques étnicos para un estilismo en el que los collares se convirtieron en los protagonistas. Un viaje titulado Nomadic Adventure. La nota musical de esta sección la puso Miguel Jontel Pimentel.
Millennial nation, ​la parte más informal del desfile.
En el apartado Goddess, las modelos subieron al olimpo para convertirse en diosas (literalmente).
Espectáculo, música y diversión que sigue sorprendiendo año tras año y no sólo por reunir a las modelos más destacadas del panorama internacional, si no porque la noche, se convierte en una fiesta.
Comparte