La tendencia de la temporada Bridal que vemos en todas las pasarelas

Todas nos preguntamos qué es lo que tienen los trajes de novia con  transparencias que nos conquistan a la hora de elegir el vestido final. Sin duda, este tipo de diseños transmiten pureza y romanticismo, por no hablar de lo sexys y elegantes que son.
Está claro que el naked dress va a ser el vestido de las novias que se casan en 2018. El famoso y aclamado diseño que combina encaje con transparencias (generalmente en tul). Es un estilo que nos ofrece un sinfín de posibilidades, desde el clásico vestido romántico hasta diseños más arriesgados que excluyen poner forro debajo y así dibujar la silueta de la novia.
Las opciones que nos ofrece este estilo de trajes son infinitas, pero hemos escogido unos cuantos diseños de diferentes marcas que nos tienen completamente in love, y que a ti tampoco te van a dejar indiferente.

Nuestros favoritos: Grace Loves Lace, Zuhair Murad y Pronovias.

Imagen

© Grace loves Grace
Imagen

© Grace loves Grace
Imagen

© Grace loves Grace
Imagen

© Grace loves Grace
Imagen

© Zuhair Murad
Imagen

© Zuhair Murad
Imagen

© Zuhair Murad
En todos los diseños descubrimos nuevas formas de combinar las transparencias, aportando a cada diseño diferentes estilos que se adapten a las diferentes novias (seguro que con alguno ya te has identificado). Estos trajes se convierten en un éxito por su confección (y el resultado de ésta, claro está) en base de tul, ya sea bordado haciendo preciosas formas de encaje, con pedrería, tul de seda o una perfecta combinación de todo. Por ello, cualquier vestido que se una a la tendencia de la transparencias (sobre todo, si se trata de un  naked dress) será un éxito absoluto como vestido bridal (como hemos podido comprobar en el reciente desfile de la nueva colección de Pronovias, In Bloom).
Imagen

© Pronovias
Imagen

© Pronovias
Imagen

© Pronovias
Para terminar os dejamos este mono, también de Zuhair Murad, que nos ha dejado sin palabras y nos parece una opción perfecta para después de la ceremonia, y tú ¿te atreverías a llevarlo el día de tu boda?
Comparte