Entrevista a Pablo Cimadevila. La historia detrás del joyero de moda

Imagen  

 

Instagram: @pablocimadevila

 

 
De pentamedallista olímpico a joyero de éxito. Pablo Cimadevila es un artista por vocación con dedicación de deportista de élite (y Youtuber e Instagramer a partes iguales). Con su voz profunda y tranquila nos abre “telemáticamente” las puertas de su taller y nos deja adentrarnos en su Universo, lleno de proyectos, historias y un sinfín de ideas. Hoy, se podría decir que Pablo es un ejemplo de constancia y esfuerzo recompensado con el éxito, una palabra que no le gusta demasiado por “su estrecha relación con el dinero”. 

 

Con cinco años, y a causa de un accidente, se queda parapléjico. Lejos de frenar sus sueños, le dice a su madre que si no podía caminar, nadaría. Y así fue. Sus años de juventud se convirtieron en un ir y venir de competiciones al mismo tiempo que inicia su formación en Joyería en la ilustre Escola de Arte e Superior de Deseño Mestre Mateo de Santiago de Compostela. “Por la mañana entrenaba en la piscina universitaria y por las tardes, iba a clase”.  Cuando termina su formación, se gradúa con un 10, la nota más alta otorgada hasta entonces a un alumno en el proyecto de fin de carrera. Su lema “si puedes soñarlo, puedes hacerlo” ha sido, sin duda, la frase que ha dado forma a su vida.

Lo que sale de sus manos no son solo joyas, son historias llenas de simbolismo y así se las transmite al mundo entero a través de un canal de Youtube de casi 4 millones de suscriptores y miles de visualizaciones diarias. Conocido también por crear de manera personalizada las alianzas para la boda de Risto Mejide y Laura Escanes, Pablo Cimadevila se ha consagrado en la élite de la Alta Joyería por derecho propio.

Imagen  

 

Instagram: @pablocimadevila

 

 
Cinco veces medallista en 3 Juegos Paralímpicos, deportista de élite, ¿cómo es ese salto del deporte al mundo de la joyería? 

 

Nunca ha habido un salto. Siempre he combinado el deporte con la joyería. Estudié en Santiago en la escuela Mestre Mateo y recuerdo que el primer día que entré, acababa de llegar de Nueva Zelanda del campeonato del mundo de natación. Siempre he compatibilizado el deporte con mi pasión por las joyas. Iba a la piscina por la mañana y luego iba a estudiar.

Al final son dos mundos muy diferentes que convergen en mi persona.

Eres realmente un genio en redes sociales, en Youtube tienes casi 4 millones de seguidores. Le das mucha importancia a la calidad del contenido, ¿crees que el vídeo es el mejor canal para contar las historias que hay detrás de tus joyas?

El mundo está cambiando (es buen momento para decir eso [ríe] ) y el uso de internet ya es el presente, ha venido para quedarse. Bill Gates decía que la empresa que no está en internet no existe. Para poder vender tienes que comunicarlo, sin duda. Y para ello las redes sociales tienen un potencial enorme de llegar a clientes de todo el mundo en cuestión de segundos.

La misma perfección que intento conseguir con mis joyas es lo que persigo en mis redes sociales. No puedes tener buen gusto para una cosa y no tenerlo para la otra. La estética, la iluminación, cómo ves las cosas… Si tienes sensibilidad la aplicas a cualquier tarea que haces.

¿Cuál crees que ha sido el secreto de tu éxito en Youtube?

El éxito es una combinación de muchas cosas. Cuando yo empecé había muy pocos canales enfocados al mundo de la joyería. Existía ese nicho y esa curiosidad por saber, por ejemplo, qué es el platino, por qué el oro es de 18K o cómo se hace una joya…

Y no existía ese espacio donde explicasen, de manera entretenida, cómo era el proceso de crear joyas o profundizar en sus materiales. Ahora hay mucha más gente trabajando en esto, hay muchos otros canales, pero creo que es positivo; se habla de joyas y eso es bueno.

Por mi parte, he estado dos años aprendiendo cómo grabar, haciendo muchos cursos y formándome para conseguir captar y contar esas historias que existen detrás de mis joyas y que me gusta compartir con mis seguidores. 

Que conste que yo no hago tutoriales de joyería, muestro lo que hago, pero no enseño a hacerlo.

Hace tan solo unos pocos meses leíamos la noticia: “Un joyero gallego crea AirPods de oro de 18K”, para aquellos que no han tenido la oportunidad de ver el vídeo, ¿cómo es el proceso de crear unos auriculares tan delicados, en oro?

El proceso es algo así como ingeniería inversa. Después de años investigando en Youtube, me he dado cuenta de que la gente lo que busca es entretenimiento, aprendizaje y pasar un rato divertido.

En este trabajo de intentar captar la atención de mis seguidores, me propuse un reto, ya que después de 20 años ya no hay pendientes o sortijas que me supongan una dificultad y esto era, además de un desafío para mí, contenido que podía compartir con mis seguidores en redes. 

El eco de este vídeo, la verdad es que fue muy grande. Se generó una expectación enorme y conseguimos, en tan solo unos días, más de 8 millones de visualizaciones.

 
Cuando acuden a ti para crear una joya, ¿cómo es el proceso de trabajo con tus clientes? 

 

No tengo una joyería abierta al público, es una ventaja. La gente que viene a mi taller, que es muy poca, ya que normalmente trabajo a través de mi página web o el mail, ya viene entregada. 

Ofrezco la opción de venir un fin de semana, ver el proceso de creación, participar en ese desarrollo y pasar unos días en Galicia. Al final se van también con un vídeo de recuerdo.

A los que no vienen al taller siempre les digo que es importante que me cuenten lo máximo posible del cliente al que va destinada la joya. Me fijo en como se visten, les pido fotografías, veo qué tipo de peinado utilizan y con todo eso creo la idea de la que sale la joya. Con toda esa información, la verdad es que suelo acertar.

¿Por qué elegir una joya a medida?

A veces a la gente le cuesta pensar en el valor, no sólo económico, de una joya. Yo tengo como recuerdo de mi abuelo su alianza de boda, es de 1905, el objeto más antiguo que tengo y tendré en mi vida. Y eso no tiene valor monetizable.

Cuando creas una joya estás creando un recuerdo, no solamente un objeto y que perdura más allá de tu legado. Y justo eso es lo que intento transmitir en mis vídeos, lo especiales que son mis piezas.

¿Es caro tener una joya personalizada?

No, no es caro. Es un mito. Un par de alianzas personalizadas con las huellas dactilares grabadas, son 1 400€. ¿Es caro? Cuando es una alianza que te dura el resto de tu vida, no existe lo caro y lo barato, existe en lo que tú quieras invertir. Las joyas que yo hago duran toda la vida.

Además hay otra cosa, y es que la calidad hay que pagarla.

Después de tantos años de trayectoria, habrá algunos trabajos más especiales que otros, ¿Recuerdas alguna creación con especial ilusión o cariño?

Cuando me preguntan esto, siempre piensan que voy a decir la más cara. Recientemente, por ejemplo, hemos hecho un anillo con una piedra única. El anillo ha costado unos 100 000 €. Ha sido especial porque es la piedra más cara con la que he trabajado, un diamante fancy espectacular de 5K.

Los trabajos que me hacen más ilusión son siempre los que vienen después. Ésta joya ha sido muy emocionante, pero la siguiente también lo será.

He hecho anillos de mil euros y de 10 000 y para mí los clientes son iguales, los trato de manera idéntica.

Así fue el proceso.

 
 
Has diseñado las alianzas de la boda de Risto Mejide y Laura Escanes, ¿cómo fue trabajar con ellos? 

 

Sí, fue muy especial. Yo soy un pequeño empresario, mi fuerte es la creatividad, la imaginación… Para conseguir aquello que quiero, debo aportar un valor añadido, así que me propuse conseguirlo.

Le pedí a una amiga que conocía a la pareja, que les hablara de mí y de lo que hago. Le di unas facilidades que nadie les daba: nadie les ofreció usar el oro de su familia para las alianzas, ver todo el proceso y participar de él.

Además en un sitio como Galicia, que es una maravilla. Por las mañanas participaban de la creación de los anillos y después se iban a comer y a disfrutar de Galicia. Como un pareja más, enamorada y feliz.

Me sorprendió mucho Risto, porque Laura es muy dulce, pero él, en el trato directo, es muy cercano y amable. Fue una experiencia muy bonita.

Os dejamos el vídeo que Laura Escanes subió a su canal de Youtube contando la experiencia.

 
¿Tienes lista de espera? 

 

No tengo lista de espera por orden de llegada, sino por orden de lo que me apetece hacer [ríe]. Me ayuda mi hermano David, que se encarga de hacer una selección de los cientos de emails que me llegan al día. Escogemos los proyectos que más nos interesan o los que son más urgentes. Debemos seleccionar los trabajos al margen de la parte artística, para que la empresa sea rentable.

Y otra cosa que hace especial mi trabajo y que hace que tanta gente lo demande, es que soy yo quien hago todas las piezas, no trabajo con nadie más. Para mí sería muy fácil contratar a 3 o 4 joyeros y no dejar atrás ningún encargo, pero no serían un trabajo mío; yo no soy así. Eso la gente lo valora, es muy gratificante. 

Menos mal que tengo a mis dos hermanos [ríe]. No es fácil ser empresario cuando el 99% de tu cabeza es creatividad, tienes muchas papeletas para morir pobre.

¿Existen tendencias en la Alta Joyería o trabajas piezas completamente atemporales?

La joyería abarca muchas cosas.Yo intento guiar a los clientes en función de lo que quieren comprar. Las alianzas, por ejemplo, deben ser un diseño clásico y cómodo, redondeado, gruesas para que no se desgasten y no se abollen. Yo ahí no recomiendo piezas de diseño. Hay marcas que hacen colecciones mate/brillo, en varios colores… Eso es algo que pasará de moda. 

En cuanto a las sortijas de pedida también apostaría por algo atemporal. 

El motivo del regalo cambia todo. Si el objetivo de la joya es algo más concreto, un cumpleaños por ejemplo, si que trabajo algo más de tendencia, en los colores o las piedras de la temporada.

Comparte


Activa las notificaciones de BOGA Magazine.    Acepto No thanks