Esas joyas de tu madre (a lo mejor) son perfectas para tu boda

Hoy en BOGA queremos abrir un debate acerca de las joyas que llevarás en el día de tu boda. Se sabe que alrededor de estos artículos rondan muchas tradiciones, mitos, y supersticiones, por eso queremos dejar a un lado los gatos negros y plantearnos la siguiente cuestión: joyas, ¿compradas o prestadas?

Es cierto que el concepto de vestido de novia hoy en día, poco o nada tiene que ver con el estilo que imperaba en la industria 50 años atrás. Lo mismo ocurre por tanto con los complementos; empezando por la cantidad (antes las joyas se utilizaban como símbolo de poder y riqueza, a mayor número, mayor estatus) y claro está, por el diseño: cuanto más trabajo de orfebrería hubiese detrás, mayor valor tenía y más apreciada estaba una joya.
Imagen

Wedding jewelry
Ahora la historia ha cambiado. Cada vez más, se aprecia lo esencial, las cosas pequeñas, la delicadeza y sutileza que te aporta un artículo de lujo como este; hecho que ensalza más si cabe, el protagonismo que tendrá en este caso la novia.

No hay reglas escritas al respecto, la decisión es algo tan personal como la elección del vestido, pero sí que puedes tener en cuenta un par de cosas antes de apostar por la opción definitiva.

En primer lugar, existe la idea de combinar ambas: joyas prestadas que puedan tener un valor sentimental importante y joyas nuevas que vayan acorde con el estilismo del gran día. No tenemos por qué ser tajantes. Existen piezas que a pesar de los años que tengan, combinadas con buen criterio pueden dar en el clavo: un solitario, pendientes de chatón de diamantes, o incluso una gargantilla fina de oro, nunca jamás pasarán de moda.

Imagen

Pronovias accesorios
En el caso de que prefieras ser tú la encargada de adquirir los complementos te aconsejamos que no caigas en el exceso, en esta ocasión (y en la mayor parte) menos es más. Si puedes llevar pendientes y anillo, no introduzcas collar o pulsera, y si pueden ser súper finos y delicados mejor que mejor. En caso de que seas una novia transgresora, no tienes que centrarte en aquellas colecciones con piedras; cada vez más, pendientes tan básicos como los aros se están colando en las ceremonias con éxito rotundo.
Imagen

Wedcompany
Sea como fuere debes tener claro que la tradición se hace creando, y la tradición empieza ahora. La tradición la empiezas tú.
Comparte


Activa las notificaciones de BOGA Magazine.    Acepto No thanks