5 maneras creativas de decorar una tarta blanca de boda (sin arriesgar, pero con mucho style)

Imagen

© Gore Vázquez
No es cierto que una tarta de boda, por ser blanca y de varios pisos, debe ser clásica y aburrida. La confección tradicional es simbólica, tiene mucha historia y, por mucho que quieran instaurar nuevas formas de entender el postre más especial de tu vida, una tarta blanca nunca pasará de moda. Lo único que ha evolucionado es la manera de decorarla.

Si tu estilo no encaja con la idea de decorar el pastel con flores blancas de merengue, te ofrecemos ideas que seguro, se adaptan a tu estilo. Artesanía pastelera, floral y artística. Todo lo que te gusta, también en formato Wedding Cake.
Para conseguir este poema visual que muchos llamarían fantasía, se requiere de dos artesanos experimentados: alguien que trabaje con tartas y alguien que trabaje con flores comestibles. Su trabajo, manipulación y cuidadosa unión a la mantequilla del  frosting dejan resultados así primaverales. Y lo mejor, que todo se puede comer.
Otra de las opciones es inspirarnos en esa cenefa, papel pintado, cuadro o (si lo queremos forzar un poco) puesta de sol que nos recuerda momentos felices y trasladarlo a la tarta de la boda. Arte vivo, en estado puro y con materiales 100% comestibles. Hablamos de colorante alimentario. El reto es encontrar el artista que sea capaz de personalizar, hasta tal punto, el pastel.
Naked, pero con frutas. El mejor modo para acertar es visitando a tu frutero de confianza y preguntándole cuáles son las frutas de temporada en el momento en el que se celebrará el enlace. Los sabores, las texturas y los colores de las frutas que añadas a tu tarta, la definirán por completo.
Blanca sí, pero con un toque veraniego, mejor. Las tartas de bodas no tienen límites y han copado también la tendencia de los cactus, que desde hace ya unos años, han entrado en todas nuestras casas, principalmente por dos motivos: No requiere de muchos cuidados y son especialmente instagrameables.

​Si eres tan ‘cactus fan’ que mides el tamaño de los brotes que le nacen a tu amigo picudo, apuesta por esta idea. No habrá otra hoja o planta en el mundo que te represente mejor.

¿Conflicto por saber cómo hacer que tu pastel blanco destaque? ¿Tienes varias ideas pero no eres capaz de decantarte solo por una? Divide la tarta de tres pisos en tres tartas de uno. De esta manera podrás decorarlas a tu gusto, siguiendo un hilo conductor o de manera totalmente individual. Además, si quieres montar con ella una mesa dulce, las tres creaciones lucirán mucho más.
Comparte


Activa las notificaciones de BOGA Magazine.    Acepto No thanks