10 consejos para ser la invitada perfecta y triunfar en las bodas de esta temporada

¿Quieres ser una de esas personas que triunfa en las bodas? Te lo ponemos fácil con 10 consejos para ser la invitada perfecta.

Recibir una invitación de boda trae mucha felicidad e ilusión por formar parte de un día tan especial, pero también genera muchos nervios. ¿Qué me pongo? Suele ser la pregunta que más vueltas da a nuestra cabeza.

Lo malo es que no existe una respuesta que nadie más que tú pueda darte ante el dilema de qué llevar, pero lo bueno es que tenemos unos consejos infalibles para que, sea como sea tu look, triunfe.

Porque elegir el look perfecto, que no llame la atención por lo negativo y que te favorezca puede ser complicado, pero no es imposible.

Sigue leyendo y estate un paso más cerca de ser la invitada de la que todos hablarán.

Pregunta cómo va a ser la boda

Por la invitación ya sabrás si es una boda de día, de noche, en verano o en invierno, lo que te dará una pista sobre el tipo de look que llevar.

Más allá de la temporada y la hora, es importante entender el estilo de la boda. Pregunta al futuro matrimonio si va a ser un enlace íntimo, religioso, con muchas personas invitadas o con una temática especial.

Según lo que descubras, deberás escoger un vestido u otro. Por ejemplo, en las bodas más íntimas el dress code suele ser más desenfadado.

Recuerda: tú no eres la novia

Por lo tanto, evita vestidos que se puedan parecer lo más mínimo a lo que llevaría una novia o que pudiesen eclipasarla.

¿Cómo qué? El color blanco (o un tono pastel que pueda parecerlo) es un no rotundo, pero huye también de vestidos muy pomposos o de colores flúor.

Consulta cómo de importante es el protocolo

Aunque las normas en las bodas van desapareciendo con los años, es cierto que algunas, sobre todo según qué bodas, se mantienen.

Acuérdate de que la pamela es solo para bodas de día, igual que los vestidos cortos, y que, si la llevas porque la ocasión lo permite, no podrás quitártela en toda la boda (al menos hasta el banquete).

No olvides el cubretacones, ¡lo agradecerás!

Sobre todo si la boda se va a celebrar en espacios exteriores (los cocktails suelen serlo), lleva tus cubretacones en el bolso. 

Podrás ponerlos y quitarlos fácilmente y te resultará más cómodo y sencillo caminar por según qué superficies.

¿Tus zapatos no llevan tacón o es un tacón ancho? Entonces no debería haber peligro de hundirse en el césped.

En el equilibrio está la clave (al menos con las joyas)

Si te gustan las joyas llamativas, tendrás que contener tus ganas para el look de invitada.

El consejo para ser la invitada perfecta en lo que al tema joyas se refiere es no sobrecargar el estilismo, como mucho llevar unos pendientes algo más grandes, pero evita collares o pulseras que quiten protagonismo al vestido.

No es momento de experimentar con el maquillaje

Ni de optar por uno demasiado artificial.

Igual que con el tema joyas, maquíllate de manera natural, apostando por tonos tierra y colores claros. Si la boda es de noche, donde habrá menos luz, sí puedes elegir sombras más oscuras, ¡pero sin pasarse!

Sigue las tendencias, pero también tus gustos

Está claro que las modas del momento influyen bastante en el look que escogemos para ser las invitadas perfectas, pero también es importante respetar nuestros gustos.

No elijas un vestido porque es tendencia si no estás cómoda y, sobre todo, no mezcles demasiados estilos. El resultado será un look algo excéntrico y puede que incluso inadecuado. 

¿Por qué? Porque la tendencia pueden ser las aberturas o las transparencias, pero una boda religiosa en una iglesia quizá no sea el lugar para llevarlas.

No llenes de “por si acasos” el bolso

Por tu comodidad, es mejor que lleves un bolso pequeño en el que metas lo imprescindible: móvil, un monedero-tarjetero, las llaves y los básicos de maquillaje para algún retoque rápido.

Otro consejo para ser una invitada perfecta (y sin dolores) es meter en el bolso unas tiritas anti rozaduras.

Despeja tu rostro

Del mismo modo que el maquillaje no debe recargarse, debes elegir un peinado que no le quite protagonismo a tu cara.

Incluso si vas a llevarlo suelto porque tu look lo permite, busca el modo de tenerlo controlado y cuidado para que no moleste ni parezca que no te has peinado.

¿Y si hace fresco? Lleva la chaqueta adecuada

En ese caso, asegúrate de llevar una prenda de abrigo adecuada, como un chal, un bolero o incluso un kimono largo.

Además, si la boda es religiosa y llevas un vestido con los hombros al descubierto, esta prenda te servirá para cubrirte en el momento de la ceremonia.

Comparte


Sin comentarios

Responde

Tu email no se publicará

6 − 3 =

Activa las notificaciones de BOGA Magazine.    Acepto No thanks