Una boda entre viñedos e historia en la Ribeira Sacra

Eugenia y Álvaro se casaron rodeados de una belleza natural que no nos deja indiferentes. La ceremonia, muy personal, se celebró en uno de los cuidados    jardines del que es considerado el pazo más grande de Galicia: El Pazo de Sober.

Levantado en el siglo VIII en el sur de Lugo, nos encontramos ante un verdadero oasis de tranquilidad en medio de viñedos, bosques de castaños y robles que constituyen el alma de un paisaje que opta a ser declarado patrimonio mundial de la humanidad por la UNESCO el próximo año 2021.
Unos días antes del evento, la pareja se desplazó al Pazo acompañados por Inés Toyos, wedding planner de Nice Day, empresa encargada de la organización integral, diseño y coordinación del evento. Todo el equipo acudió para ultimar detalles de la celebración y así, dar tranquilidad y confianza a la pareja en el que sería uno de los  días más especiales de sus vidas

Para capturar los recuerdos más bonitos y especiales de este día contaron con la fotógrafa Miriam Méndez y videógrafo Bruno Vence , que supieron captar la magia de cada momento y hacer que el trabajo de todos los grandes profesionales que participaron brillase con luz propia.

Para este día tan importante Eugenia escogió un elegante vestido de raso con un gran lazo como protagonista diseñado por el atelier Ei lu.

El maquillaje y el peinado fueron obra de María Bouso que para la ocasión realizó un recogido bajo, estilo romántico adornado con una espectacular tiara con estrellas de pedrería en disminución de mayor a menor, siendo la central una pieza con cristales engarzados y una perla central de Rara Avis  Tocados. El maquillaje era una piel natural y luminosa con tonos terracota y cobres.

Para el baile llevaba la melena con ondas al agua y retirado de un lado, con horquillas que simulan las constelaciones, también obra de Rara Avis, en esta  ocasión  el maquillaje más intenso pero con la misma línea de piel jugosa y luminosa y labio rojo.

Eugenia confió en Joyería Loyma para el diseño de los pendientes y la pulsera que luciría en su día más especial. El ramo, en tonos verdes y rosas, elaborado por Los Jardines de Hiedra, concordaba con el entorno natural y los jardines.

Para esta ocasión, el novio acudió a la firma ourensana J & J para la elección de su traje.

La ceremonia se celebró en uno de los maravillosos jardines del Pazo de Sober, aprovechando las horas de luz que ofrecen los largos días de verano. Todo el diseño y la decoración de la ceremonia, así como los arreglos florales fueron obra de Nice Day que eligió para ese día a la empresa especialista en alquiler de mobiliario En 2 detalles, para conseguir ambientes tan únicos y especiales como el de la ceremonia y también la zona chill out. De toda la iluminación se hizo cargo JBX Iluminación.

Tanto el delicado diseño floral de la cartelería del seating plan como el de las minutas de las mesas fue a cargo de la ilustradora Cristina Dominguez, que para esta ocasión elaboró un elegante y exclusivo diseño para el Pazo de Sober.

Uno de los rincones más destacados del salón, lo protagoniza un gran mueble iluminado con un neón en color rosa, obra de NeonGal.es, que iluminaba la deliciosa repostería elaborada por Calpurnia’s Bakery, que tenía como protagonista una elegante tarta de dos pisos decorada en la parte superior por unas delicadas orquídeas, a la que acompañaban pastas diseñadas con motivos nupciales, cupcakes, pastelitos, cakepops a juego con los colores y temática romántica.

Una vez terminada la cena, continuó la fiesta a cargo de La Gramola, que presentó su piano by Gramola como su nuevo montaje para este 2020.

Comparte


Activa las notificaciones de BOGA Magazine.    Acepto No thanks