El 2017 y sus bodas ‘urban-style’. Olvídate de lo que sabías hasta ahora

Primero fue el escenario, luego la música, también el menú y la decoración, hasta los colores de los vestidos. Todo fue cambiando poco a poco en el entorno nupcial hasta que llegamos a este 2017 dónde el máximo apogeo viene a ser, no otro que las bodas en espacios industriales. ¿Te parece mentira?
 
Espacios amplios, techos altos, metal y madera, tonos ocres, melancolía y esperanza a partes iguales. Antiguas fábricas, destilerías o abandonadas estaciones de tren, son algunos de los lugares más solicitados por las Wedding Planner del momento.

​Ya el 2016 lo aventuraba, pero el 2017 lo confirma. El estilo vintage, tras largos años siendo tendencia, está, por fin, pasado de moda. Lo rústico vende, pero en un ambiente industrial. Olvídate del estampado de flores en las paredes e invitaciones en papel antiguo. Di adiós a la paniculata y a las bicicletas con flores en el manillar, son muy monas pero no pegan en una vieja fábrica convertida ahora en lugar de ceremonias.

​No te engañes, los espacios para celebrar las bodas están cambiando. Si hace ya unos años se habían puesto de moda los Pazos, las casas rurales y los ambientes campestres, esta primavera triunfarán las paredes de ladrillo visto, grandes espacios abiertos y elementos originales del oficio que estas fábricas desempeñaban. Estilo con un toque ad-hoc que cada vez se ve más en espacios de celebración.
 
¿Qué conseguirás con este tipo de bodas? Sorprender. Sobre todo, sorprender a tus invitados, que no olvidarán el día en años.
​Otra de las tendencias que vienen rompiendo esta temporada es el verde greenery, eso ya lo sabíamos, pero, ¿hasta que punto?  Hasta todos los puntos. El verde se impone en el estilismo de las invitadas, en los detalles del vestido de la novia, en las invitaciones y en el ramo. El olivo, las flores silvestres y decoración con hojas, son el top de las tendencias en decoración de esta temporada. El verde vuelve nos encanta.
Comparte


Activa las notificaciones de BOGA Magazine.    Acepto No thanks