La primera colección de Valzú: un canto a la tradición y a los detalles

La primera colección de Valzú, descubre una colección única para novias actuales

Siempre recordaremos marzo de 2020: un mes que podría haber pasado como otro cualquiera pero dejó marca. Así es como lo sintió también Alejandra Valladares Zulueta, la mente creativa y las manos que dirigen Valzú, una marca que nació justo antes de la pandemia y que ha continuado su camino desde entonces.

Un camino lleno de interrogantes para el sector nupcial, pero que ha llegado a su primer destino con el lanzamiento de la colección Vista-Alegre, oficializando así también el estreno de la marca.

Vista-Alegre es el nombre de la casa familiar de Alejandra Valladares, que elige así los recuerdos y la memoria de su tatarabuelo, Jose García Barbón, para bautizar la primera colección nupcial de su firma.

La primera colección de Valzú nos habla de diseños a medida que responden al sacrificio, el esfuerzo y la creatividad del equipo de Valzú, pero también al interés de las mujeres que han ayudado a consolidar la firma.

La primera colección de Valzú

Tomando uno de los mayores aprendizajes que se han colado entre las incertidumbres, las preocupaciones y las esperanzas de estos meses, Vista-Alegre vuelve a los orígenes.

En concreto la diseñadora ha querido reflejar en la primera colección de Valzú, sus raíces gallegas en cada detalle, desde la confección de los vestidos de novia hasta el lugar que ha servido de escenario para la sesión de fotos.

Con la mezcla de piedra y jardín de un pazo gallego tradicional como fondo, Vista-Alegre se presenta como una colección para novias de todo el mundo.

Los tejidos que conforman la colección evocan motivos concretos: la naturaleza de la seda, la atrevida delicadeza del tul y la artesanía de los encajes.

Los escotes se llevan todo el protagonismo, enmarcando el busto en un juego de volumen y volantes.

La colección juega con las formas y con el movimiento, creando en muchas ocasiones una sensación de infinitud gracias a diseños que mezclan texturas y cortes a diferentes alturas.

El resultado: una colección llena de detalle, magia, arte, tradición y modernidad para todas las novias que también buscan regresar a sus orígenes pero sin dejar de lado su personalidad.


Vista-Alegre inicia un viaje hacia lo conocido y hacia lo nuevo; pero sin olvidar el respeto que merece el medio que nos rodea.

Valzú cree en el slow-fashion, y bajo sus términos ha lanzado esta primera colección: vestidos a medida, con tejidos de proveedores nacionales y confeccionados en talleres de proximidad.

Porque la apuesta por un cambio en el sector textil debe abarcar desde la producción hasta la comercialización.

Comparte


Sin comentarios

Responde

Tu email no se publicará

4 × 3 =

Activa las notificaciones de BOGA Magazine.    Acepto No thanks