Las claves para salir bien en una fotografía, por Javier Herranz

Imagen

Editorial BOGA 1ª edición. Fotografía: Javier Herranz. Vestidos: Rosa Clará
Desde hace tres décadas, Javier Herranz se ha dedicado a la fotografía de moda para alguna de las marcas más relevantes de nuestro país. Con sus fotografías, hemos viajado a través de pasarelas como la Cibeles Fashion Week o Gaudí, trabajando para Roser Marcé, Pedro Morago, Gene Cabaleiro o Manuel Piña. Su trayectoria es, sin duda, el mejor aval para descubrir las mejores recomendaciones.

También son famosos sus trabajos en la creación de catálogos para Nanos, Bimba y Lola, Purificación García, Florentino o Carolina Herrera. Ha sido portada de BOGA en dos ediciones y es profesor invitado en la escuela de moda ESDEMGA y en el master de moda de la facultad de Bellas Artes de Pontevedra.

En la actualidad, se dedica a la pre y post producción de catálogos para empresas del mundo de la moda en La Nevera, su proyecto personal. Una vida dedicada a la moda y a la belleza, de la que, afortunadamente, podemos seguir disfrutando.

Tu trabajo es conocido por captar la belleza en los rostros que retratas, pero ahora ayúdanos con un consejo práctico, ¿cuáles son las claves para salir bien en una foto?

Primera y fundamental, creérselo, gustarse y querer la cámara. A partir de ahí, la iluminación hace mucho. Después, generar confianza y seguridad. Eso hace que te sueltes y te sientas cómodo y, por lo tanto, más entregado.

Hay una frase que lo resume muy bien: A quien mejor fotografío es a quien más conozco. En mi caso es fácil, trabajo con modelos, maquilladores y un equipo que se dedica a eso que se encarga de dejar al fotografiado en un estado perfecto.

¿Si no es trabajo? Confianza, estudio de la personalidad y del rostro, después elegir la luz adecuada. Hay luces que nunca fallan.
Imagen

Fotografía de Javier Herranz para Purificación García
Y en relación a lo que nos está tocando vivir, ¿cómo estás llevando este momento a título personal?
​ 

A título personal, parado, todo se ha cancelado. Mi trabajo depende mucho de terceras personas, maquilladores, modelos, etc. Sin ellos, no puedo hacer nada.

Por otra parte, es momento de recopilar, pensar y programar próximos trabajos. Viendo mucho cine y disfrutando de mi hija. 

Eso sí, la fontanería, carpintería, jardinería y cocina… casi dominadas. 

A estas alturas y dadas las medidas de aislamiento, ¿has tenido que cancelar o aplazar algún trabajo que tenías previsto para estas fechas?

Sí, todos los trabajos que tenía programados para los meses de abril ( posiblemente mayo también), han sido cancelados. Las campañas, los look books, los editoriales para redes sociales…  Esto para las empresas de confección es un palo muy duro. 

Los artistas y el mundo de la cultura es, sin duda, uno de los sectores que más está sufriendo las consecuencias de esta crisis. ¿Confiáis en poder salir de ésta airosos?

Tarde o temprano se saldrá, nos reinventaremos. El problema es cuando dependes de otras empresas. Si ellos no aguantan, tú no aguantas. Si no tienes público, no cantas. 

Pero prefiero pensar que todo volverá a la normalidad.

Esto ha demostrado que somos demasiado dependientes de muchas cosas ( ¿necesarias o no?, ya se verá).

Imagen

Fotografía de Javier Herranz para Model Novias
¿Sigues haciendo fotografías estos días, aún estando en casa?

Lo que hago estos días en casa es más trabajo personal que otra cosa, recuperar archivos y, en mi caso, un trabajo hecho hace unos años con la intención de preparar una exposición. Experimento mucho con el móvil, es una muy buena herramienta para probar cosas nuevas.

También revisar trabajos pasados, estudiarlos y poner en marcha mi web.

¿Dónde encuentras la inspiración durante el confinamiento?

En las RRSS, trabajos de gente a la que sigo, música, cine, pintura, libros, etc.
Llevo unos días viendo mi “mini entorno” y sacando cosas de él.


También tengo la suerte de tener unos buenos alumnos, en la facultad de Bellas Artes en el master de moda, que me enseñan cosas nuevas y me ponen las pilas.

La imagen y la fotografía, desde la incursión de las redes sociales en nuestras vidas, ha sido sin duda la mayor muestra de expresión personal, ¿qué opinión te merece esa democratización de la fotografía? 

Prefiero llamarle democratización de las imágenes, de la imagen de bolsillo. La fotografía es otra cosa. Dicho esto, hay gente por el mundo que hace maravillas con un móvil, al fin y al cabo, la cámara no es más que una herramienta, si no sabes qué hacer con ella, no sirve de nada. 

Las RRSS consumen mucha imagen, en su mayoría imagen instantánea, unas buenas y muchas malas, pero la finalidad no es ser buena o mala, es comunicar y/o vender (las RRSS se han convertido en un gran bazar), por lo tanto creo que ese tipo de imagen es más comunicacion que fotografía, quizás porque soy, y me eduqué, en la fotografía de los clásicos.

Con la música sucede algo parecido, nunca se ha escuchado tanta música, pero ¿es buena?. Por desgracia la que más se escucha no es la buena. Esto, a mi entender, genera un empobrecimiento del conocimiento tanto de la fotografía, como de la música.

¿Qué debe tener una fotografía para que sea capaz de emocionar al público?

EMOCIÓN. Olor, sabor, sonido y tacto. Lo que está claro es que pocas fotografías lo consiguen. Pero también todo depende del publico receptor, del momento y situación. Una cosa es que pasemos “20 imágenes por dedo” mientras comemos o vemos la televisión y otra cosa es que vayamos a ver una exposición.

A mis alumnos siempre les digo que pongan sonido y olor a sus imágenes.

Comparte