¿El Coronavirus puede afectar a tu boda? Qué, cómo y cuándo tomar decisiones

Imagen

© Elena Bau
La situación de confinamiento en la que nos encontramos afecta a todos los sectores de la sociedad y, entre ellos, están las bodas. Las parejas que tenían pensado casarse este año, están viendo como es posible que la fecha indicada no pueda ser llevada a cabo por motivo de la pandemia y de la situación de alarma sanitaria en la que nos encontramos. Aquellas que tenían como fecha el mes de abril o mayo, ya han tenido que mover la fecha, pero aquellas parejas que tiene planeado su enlace en las próximas semanas o incluso meses, se encuentran en un razonable estado de incertidumbre.

Aunque de momento nadie tiene las respuestas definitivas y es difícil dar una solución real y práctica, hemos tratado de solucionar alguna de las dudas que acechan a las parejas a través de lo que nos cuentan algunas profesionales del sector.

Hasta cuándo esperar

No hay que crear alarmas exageradas, pero tampoco esperar al último momento. Si bien es cierto que el 11 de abril termina el estado de alarma, nada asegura que a partir de ese momento se puedan celebrar actos en los que haya mucha afluencia y, mucho menos, que el contacto entre personas sea libre. Por eso, si tienes la oportunidad, es aconsejable retrasar la fecha de la boda para unos meses más adelante.

Cómo me organizo

Lo primero es hablar con tu servicio de Wedding Planner, ya que será quien se encargue de hablar y organizar a todos los proveedores involucrados. Si no dispones de este servicio, deberás llamar a todos y proponerles una fecha alternativa. Debes cuadrar con ellos según su disponibilidad.

Las bodas de verano

Nadie nos asegura que este verano habrá restricciones, pero tampoco disponemos de información para asegurar que se celebrarán bodas. Si tu fecha está programada para julio o agosto espera a tener más información por parte de los gobiernos, no te precipites. Nuestra esperanza es que este verano todas las parejas puedan disfrutar con sus seres queridos este día tan especial.

Se agotan las fechas

Hay una realidad que está latente: si todas las parejas mueven su boda para el segundo semestre del año, no habrá disponibilidad para que todas se celebren. Es por eso que muchas parejas se plantean ya mover sus fechas para el 2021. No es lo ideal, ya que implica retrasar un año el enlace, pero es un alternativa válida para aquellos que no quieren atarse las manos. Eso sí, antes de tomar la decisión habla con tus proveedores, plantéales la idea y consulta su disponibilidad así como su política de cancelación o aplazamiento.

Pérdidas económicas

Las consecuencias económicas de esta crisis se harán latentes no sólo, pero también, en el sector nupcial. Las situaciones económicas de la pareja y los invitados se pueden ver afectadas por la crisis sanitaria y eso, puede influir a la boda. Debes tenerlo en cuenta.

En cuanto a las pérdidas que te pueda generar un posible cambio de fecha, nuestra recomendación es que no debes preocuparte antes de tiempo. Son muchos los proveedores que, entendiendo la situación, se ajustan a las modificaciones de fecha sin coste alguno. 

No dejes que pase el tiempo y no te compliques la vida. Habla con tu Wedding Planner o con tus proveedores de confianza para que te cuenten, de primera mano, como está la situación. Juntos saldremos de esto.

Comparte