8 consejos para desconectar cuando estás de vacaciones

Irse de vacaciones no es sinónimo de olvidarse de todo, hoy desvelamos 8 consejos para desconectar en verano.

8 consejos para desconectar cuando estás de vacaciones
@mirenalos

Llevas meses esperando tus vacaciones de verano, pero cuando llega el momento eres incapaz de desconectar de verdad: compruebas el email del trabajo con miedo y ansiedad de que haya ocurrido algo, planificas en tu mente o en las notas de tu móvil todas las cosas que tendrás que hacer a la vuelta, escribes o llamas a tus compañeros para que te pongan al día… ¿Te suena? No conseguir descansar en las vacaciones, aumentando incluso el estrés y generándonos culpa, es más común de lo que piensas.

Sabemos que nuestro cuerpo y nuestra mente tienen que descansar de rutinas, reuniones, entregas, emails y tareas urgentes, pero no es tan sencillo.

¿Cómo podemos desconectar del trabajo cuando estamos de vacaciones? ¿Qué dicen los expertos?

Deja a un lado el estrés

El estrés, sobre todo el crónico, puede generar problemas de salud física y mental, afectando a nuestros músculos, nuestra concentración, nuestros niveles de irritabilidad, nuestro sueño, nuestra energía, nuestra memoria o nuestra actividad cerebral.

Los psicólogos llevan años alertando sobre el síndrome del burnout, sobre todo en los últimos meses con el teletrabajo, y añaden que es necesario tomarse días libres “de verdad”, en los que podamos restaurar nuestros niveles de energía y reponer fuerzas.

Bloquea tiempo de pura desconexión

¿Por qué no planificar momentos de no hacer “nada”? Tumbarte al sol, dar un paseo, leer, escuchar música o un podcast, meditar… Estos breaks pueden realmente ayudarte a disminuir los niveles de estrés, ¿lo has probado?

Recuerda: mereces descansar.

Delega y confía

Si tienes la suerte de contar con un equipo o con compañeros de trabajo en los que delegar trabajo, ¿por qué no hacerlo?

No serás peor profesional por ello, ¡todo lo contrario!

Demuestra confianza en tu equipo, avisa con tiempo de que te vas a ir de vacaciones y de que quieres desconectar, y comparte con ellos las tareas que requerirán ser atendidas mientras no estés.

Las personas que trabajan solas, como la gran mayoría de autónomas, lo tienen algo más complicado, pero hay opciones, como cogerse las vacaciones al mismo tiempo que sus clientes.

Planifica

Además de confiar tareas imprescindibles en manos de compañeros, puedes dejar todo atado antes de tomarte unos días libres.

Tampoco se trata de que trabajes más horas justo antes de tus vacaciones, pero quizá puedas organizarte para adelantar lo más necesario.

Si realmente hay ciertos asuntos que te preocupa dejar desatendidos, es tu mejor opción; evitarás llevarte esa carga de vacaciones y podrás desconectar totalmente sabiendo que has dejado todo preparado.

¿Un consejo muy útil? Programa respuestas automáticas en tu email profesional para que, si alguien no ha llegado a enterarse de que estás de vacaciones, sepa que no estás y pueda saber el contacto de la persona que está “sustituyéndote”.

No conviertas tus vacaciones en un trabajo

Queremos descansar del trabajo, pero a veces conseguimos que organizar las vacaciones se convierta en un trabajo.

Elegir el mejor hotel, comparar precios y servicios, preparar rutas y actividades para cada día… Frena. El espacio mental que se supone que debes conseguir en vacaciones estás llenándolo con miles de decisiones.

Está claro que son decisiones importantes, pero también lo es aprender a fluir y a aceptar cambios de última hora o errores en la organización. ¡No podemos controlar todo!

Si realmente quieres desconectar en tus vacaciones, escoge un destino que te permita disfrutar, descansar y hacer cosas que te hagan sentir bien.

Adiós a lo digital

¿Has oído hablar de los detox digitales? Los expertos recomiendan realizarlos una vez cada cierto tiempo, te vayas de vacaciones o no, pero es cierto que con el estrés del día a día cuesta más.

Sin embargo, estando de vacaciones se nos acaban las excusas para no poner en silencio el móvil o incluso desinstalar aplicaciones como Instagram, Email o incluso Whatsapp. Puede dar un poco de pánico al principio (y que aparezca el famoso FOMO o miedo a perderse algo), pero no te arrepentirás y conseguirás desconectar en vacaciones.

¿Otra cosa que apagar? El despertador.

Evita hablar de trabajo

Incluso no estando en la oficina, puede que terminemos hablando de trabajo en algún momento de nuestras vacaciones.

Si ves que la conversación surge, párala cuanto antes e intenta no abrir la caja de Pandora, ya que no sería extraño que lo que empezó con una pregunta inocente sobre tu trabajo se convierta en una conversación sobre qué es lo que haces, qué te preocupa, cuánto trabajo tendrás a la vuelta, etc. 

Cambia de rutina

Además de decir adiós al despertador, te animamos a innovar y probar actividades diferentes que se salgan de tu rutina diaria.

Y no, no es necesario que te tires en paracaídas, a veces lo más simple nos hace cambiar de chip: desayunar algo diferente, ver dos capítulos de una serie en lugar de uno, salir a cenar fuera, quedar más con tus amistades…

Igual que compartes el día a día con personas a las que quieres, comparte estos momentos especiales con ellas también.

Comparte


Activa las notificaciones de BOGA Magazine.    Acepto No thanks