Y como cada junio ha llegado Ascot, ¿sabes quién ha vuelto a acertar?

Y como cada mes de junio, ha llegado Ascot. Una de las citas ineludibles de la alta sociedad británica, la carrera de caballos más famosa de todo el mundo, ha comenzado ya, y a la cita no han faltado nuestros imprescindibles. Este año se celebra la edición número 307 (que se dice pronto). Durante cinco días, el condado de Berkshire se engalana con los looks de los diseñadores más famosos del mundo, lo que supone un alarde de protocolo y un desfile de algunos de los sombreros más emblemáticos de la moda.

La nueva incorporación a la familia británica, Meghan Markle tenía que estar presente, exactamente un mes después de su enlace con el Príncipe Harry. La nueva duquesa de Sussex, en su debut como visitante al evento, no arriesgó, pero tampoco defraudó.

Eligió para la ocasión una combinación de colores que nunca falla, los complementarios (y siempre amados) blanco y negro. Vistió un bonito Givenchy, como lleva haciendo en sus últimas apariciones públicas, incluyendo el del día se su matrimonio. El vestido era blanco roto y de estilo camisero, con bordados del mismo tono en la parte delantera y que combinó con un cinturón por la cintura a juego con sus zapatos. Para el tocado, se puso una vez más en manos de Philip Treacy, el favorito de la realeza británica y se ajustaba perfectamente al protocolo.
La gran ausencia a la cita fue la duquesa de Cambridge que no pudo acudir por su apretada agenda real. Pero sí lo hicieron la Reina Isabel acompañada por su hija Ana, ​el duque de York y Lord Vestey. 
Comparte