La boda de invierno de Molly y Toby en Wiltshire, Inglaterra

Tiempo de lectura: 9 minutos

Molly Whitehall, cofundadora de la agencia de comunicación WDW, ligada al mundo del espectáculo, hermana del actor, presentador y cómico Jack Whitehall, conocido entre otras cosas por Bad Education, e hija de la actriz Hilary Amanda Jane y el productor y agente Michael Whitehall, y Toby Wilkinson, cofundador de la agencia AUFI, se conocieron seis años antes de dar el sí quiero, a través de unos amigos comunes. Cinco años después, Toby le pidió matrimonio a Molly, celebración que se materializaría en una de esas preciosas bodas de invierno en Inglaterra, celebrada en Wiltshire en febrero de 2020. En ese momento, fueron de esos últimos afortunados novios que pudieron celebrar su gran día sin las restricciones que vendrían después debidas a la pandemia. Una de las asistentes al evento fue la Princesa Eugenia de York, amiga de la novia, estudiaron juntas en el prestigioso centro educativo Marlborough College.

Princesa Eugenia de York amiga de Molly Whitehall

Una boda inglesa y una boda de invierno

Tanto Molly como su marido, nacidos y criados en Londres y acostumbrados a su climatología, tenían claro desde siempre que querían una boda inglesa y una boda de invierno. Según palabras de la propia Molly, cuando uno se casa en Inglaterra, en las bodas en invierno ya se prepara pensando que va a hacer un tiempo horrible, lo que hace que, haga el día que haga, sea imposible que te decepcione. Por otra parte, en este tipo de bodas, ya no haces planes solo aptos si hace buen tiempo, de esta forma te evitas organizar un plan B o, si lo haces, será el de por si hace bueno y no a la inversa, tu plan principal ya estará adaptado tanto para la posible lluvia como para el frío. De esta forma, lo que puede parecer un inconveniente, se convierte en tu mejor aliado, tienes todo previsto para el peor parte meteorológico, a partir de ahí, solo puede ir a mejor.

Sesión de maquillaje de la boda de invierno de Molly Whitehall Sesión de maquillaje de la boda de invierno de Molly Whitehall

Para el peinado de novia, Molly, que tiene una melena castaña clara preciosa, escogió un semirrecogido con ondas suaves pero muy pulidas y raya al medio. Lució prácticamente todo el pelo suelto con la excepción de unos mechones delanteros que se sujetaron de forma natural y elegante en la parte trasera de la cabeza. Un peinado para bodas que encontramos ideal y muy favorecedor. Este tipo de recogidos a medio camino permite, por una parte, lucir melena, especialmente, si tienes el pelo largo y, por otra, al retirar el cabello de la parte superior delantera hacia los lados y hacia atrás, evitamos la posible incomodidad de los mechones que caen sobre el rostro y que nos pueden llegar a molestar en el momento más inoportuno.

Peinado boda de invierno Molly Whitehall

Para el maquillaje de boda, Molly, que tiene unas facciones preciosas, optó por un maquillaje de novia muy natural. Un make up con aspecto dulce y de buena cara, conseguido a base de unificar el tono y realzar las mejillas con colorete en tonos melocotón, a juego a su vez, con los tonos de lápiz de labios y sombra de ojos en un suave terracota. Tonos muy favorecedores para novias con tonos de piel claros. Para enmarcar sus impresionantes ojos azules, la novia eligió acentuar sus pestañas, dándole una bonita profundidad a su mirada, un detalle que nos encanta en las novias de todos los estilos.

Maquillaje Boda de Invierno Molly Whitehall

Mientras la arreglaban, la novia elegió lucir una sobria pero elegante bata blanca de novia con el único detalle de unos vivos negros y su nombre bordado en un puño, Mols, y Mrs. W en el otro. Un bonito recuerdo de un día tan especial para seguir usando toda la vida.

Boda de Invierno Molly Whitehall

Un vestido de novia vintage

Si hay algo importante para una novia, a la hora de hacer las debidas elecciones para el gran día, es el vestido de novia, como sabéis a veces resulta fácil encontrarlo pero a algunas novias les da muchos quebraderos de cabeza. En el caso de Molly, después de recorrer diversas tiendas y atelieres de novias, no encontraba nada que encajase con su estilo, nada con lo que se sintiese identificada. Por suerte su vestido la estaba esperando, aunque en otro lugar. El vestido de novia de Molly era un vestido de novia vintage, y el showroom de William Vintage era su destino. Tal fue así que el vestido del que Molly se enamoró le sentaba como un guante y no hubo que hacer ninguna modificación.

Se trataba de un vestido de novia sencillo de los años 30 color champagne confeccionado en un precioso tejido satinado con mucha caída, un tipo tejido muy de moda ahora mismo en las tendencias de novias. Es un estiloso vestido de talle alto y manga larga abullonada en la parte superior y con un largo puño ajustado por una hilera de botones forrados. La parte del pecho se define con un plisado y adornos elaborados a mano con el propio tejido en forma de espiral. La parte inferior, sin demasiado volumen cae con mucho movimiento y remata en una bonita cola. Un vestido de novia elegante, antiguo y sin embargo de plena actualidad, desde nuestro punto de vista, un vestido ideal que seguro servirá de referencia e inspiración a muchas novias que estén buscando vestidos de novia de invierno, un vestido que no sea blanco, vestidos con caída y movimiento o simplemente un vestido de novia bonito.

Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall

Como complementos al look de novia, a Molly no le apetecía llevar velo pero sí un detalle en la cabeza. Se decantó por un tocado, en este caso una diadema tipo tiara que su suegra le regaló por su treinta cumpleaños. Una elección que combina a la perfección tanto con los tonos y estilo vintage de su vestido como con el peinado semirrecogido que lució la novia el día de su boda.

Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall

Las joyas de la novia también tuvieron un lugar importante en este enlace. El anillo de compromiso fue también vintage, de la joyería Farringdons, un fabuloso anillo de pedida de esmeralda de talla cuadrada y brillantes. La novia, por supuesto, lo lució el día del enlace, en este caso, con una original manicura para novias, uñas muy cortas pintadas en el color nude de su piel y un toque de glitter en la base. A juego con este maravilloso anillo, que tenemos que decir que nos encanta, Molly llevó también una increíble pulsera de esmeraldas y brillantes y unos pendientes, también de diamantes de Otiumberg que Toby le regaló también el día que cumplió treinta años. Además de estas joyas, Molly también lució una cadena con un pequeño colgante de esmeralda y pendientes pequeños para los agujeros extra.

Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall

El ramo de novia nos parece también una elección muy acertada, predominantemente de flores en tonos blancos con una pincelada verde solamente en los propios tallos y alguna hoja. Lilas, anémonas y ranúnculos fueron las flores protagonistas para este gran día. Un ramo ideal para una novia de invierno.

Boda de Invierno Molly Whitehall

Para completar el look, Molly escogió unos zapatos de novia muy especiales de Miu Miu, de corte salón con escote en uve, negros por detrás y de glitter dorado en punta y tacón, que combinaban a la perfección y daban un toque muy actual al resto del estilismo de novia. El toque de purpurina en los zapatos de boda es algo que seguro Molly tuvo en cuenta a la hora de elegir el estilo de la manicura. Es ese mimo y cuidado por cada detalle en una novia, y en una boda, lo que hace que el conjunto final sea perfecto.

Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall

El novio, dado que la boda era de tarde, lució etiqueta de gala de noche, black-tie, de Charlie Casely-Hayford. Un esmoquin de doble abotonadura en color azul noche con solapas de satén negro, a juego con botones y pajarita. La camisa con pechera plisada y botonadura oculta, muy acertada para este tipo de etiqueta. Como detalle informal, Toby llevó una pulsera de cuentas y cristal de roca con la fecha de la boda.

Boda de Invierno Molly Whitehall

Los niños de la boda, los pajes, también tuvieron su protagonismo en esta ceremonia. Para el niño se escogió un pantalón oscuro y una chaqueta de cuadros, camisa y pajarita y para la niña un vestido de terciopelo tono mostaza con zapatos de purpurina dorada, a juego con los de la novia, al igual que una diadema de flores y un pequeño ramo coordinado con el ramo de Molly.

Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall

Un lugar mágico con mucho encanto

Para la celebración un amigo íntimo de la pareja les ofreció su casa en Wiltshire, una espectacular finca con magníficos jardines y una preciosa pequeña iglesia justo al lado. El lugar no puede tener más encanto. Las bodas en fincas particulares pueden ser una opción maravillosa cuando te rodeas de buenos profesionales que se encargan de que todo esté en orden en el gran día y no dejan ningún detalle al azar. En este caso además, Molly y Toby tuvieron la ayuda de sus madres, que como es habitual desean acompañar a los novios y agasajar a sus invitados de la mejor manera posible.

Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall

La decoración de la iglesia, puesto que su arquitectura lucía por sí misma, se centró en la puerta, un arco ojival adornado profusamente todo en tonos verdes y blancos de las ramas, hojas y flores, acorde de nuevo con el ramo de novia. El toque, tan inglés, de que la decoración floral y la decoración de jardines para bodas parezca silvestre, siempre nos parece un acierto.

Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall

A veces los nervios nos hacen que nos despistemos en algún pequeño detalle, en este caso fue el padrino, que se le pasó abrocharse la chaqueta del esmoquin antes de acompañar a la novia al altar. Seguro que no se han dado cuenta hasta después al ver las fotos. No os preocupéis si os pasa algo así, en ese momento todo el mundo mira a la novia.

Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall

La madre de la novia lució un espectacular traje de lentejuelas en tonos verdes y azulados, acorde también con la etiqueta de gala de noche del evento y que casaba a la perfección con las esmeraldas de Molly y el esmoquin azul noche de Toby. Como os decíamos, nada en esta boda es al azar y por eso nos encanta el resultado.

Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall La Boda de Invierno de Molly Whitehall

Iluminación para un ambiente romántico

Un detalle súper importante para un boda de tarde noche es la iluminación. En este caso los novios optaron por crear un ambiente romántico a base de antorchas, guirnaldas de mini luces, bombillas colgadas de distintas formas y tamaños y a distintas alturas, así como pequeños globos de cristal colgados de un árbol con velas en su interior. Con velas también se iluminaron las mesas, distribuidas a lo largo de todo su recorrido.

Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall

Para la cena se organizaron dos mesas imperiales de madera, sin vestir, decoradas con una guirnalda vegetal corrida en toda su longitud y como contábamos antes, con velas de distintos tipos y alturas repartidas con gran variedad de candelabros, portavelas y vasos. Tanto para la cristalería como para la vajilla y servilletas blancas se escogieron modelos sobrios, clásicos lisos, sin ninguna ornamentación. La cubertería elegida fue un modelo clásico, elegante a la vez que sencillo. Las sillas también de madera, vestidas con cojines en color lino, completan el conjunto de boda de aire campestre lleno de estilo y elegancia.

Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall

La decoración e iluminación fue obra de Jamie de Covered Occasions, Derek de Knight Light Events, y Rose de Flowers by Passion. El menú, elaborado por Wesley House, consistió en un gran surtido de canapés, una sopa de invierno y un tradicional pastel de pollo con puré. Como postre se sirvió una tarta de bodas de zanahoria hecha por su amiga Alexandra Talbot.

Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall

Después de la cena, se montó una mesa de cocktails, con las bebidas favoritas de los novios más otras diseñadas especialmente para el evento. Emily, la mejor amiga de los novios y fundadora de la compañía de producción de eventos Spook London fue la creadora de esta mesa.

Boda de Invierno Molly Whitehall

El baile y fiesta posterior se dividió en dos actos, en los que los invitados disfrutaron a lo grande. La primera parte consistió en un baile amenizado por la banda The Arts Club Band de ALR Music, en el que los novios bailaron su primer baile como marido y mujer al ritmo de “Promises” de Sam Smith. Una canción con mucho significado para los recién casados ya que la asocian a un montón de buenos momentos además de que muchos de sus amigos asociaban ya esta canción al recién formado matrimonio. Una vez este baile se dio por concluido, comenzó el baile en las cavas de la casa que discurrió hasta bien entrada la madrugada. Para esta parte de la fiesta contaron con un DJ, también un gran amigo, así como con otro saxofonista que tocó en directo para ellos.

Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall

Para esta segunda parte de la fiesta, en la que la novia quería disfrutar a tope del baile, nada mejor que un segundo vestido de novia. En este caso Molly se decantó por un vestido de novia corto de Charlotte Sweet de Sewn Right, ideal también como vestido de una boda pequeña o para una boda civil, de manga larga, de satén blanco roto, adornado con plumas de avestruz en finales de las mangas y bajos de la falta y detalles de hileras de pedrería bordada en escote, cintura, puños y bajos. Para acompañar el look soltó su semirrecogido, manteniendo solamente unas pinzas sobre las orejas, y se subió a unas sandalias plateadas con taconazo y plataforma.

Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall Boda de Invierno Molly Whitehall
Comparte


Sin comentarios

Responde

Tu email no se publicará

8 + 9 =

Activa las notificaciones de BOGA Magazine.    Acepto No thanks