Los vestidos más influyentes de la década (y los más reproducidos)

La última década nos ha dado bodas de proporciones épicas. No tuvimos una, sino dos bodas reales, estrellas de Hollywood y hasta deportistas.

Algunos de los solteros más cotizados como el Príncipe William, George Clooney y Nick Jonas fueron retirados oficialmente del mercado. También personas influyentes de la moda como Chiara Ferragni sientan un nuevo precedente en cuanto al impacto mediático que puede tener una boda. 

Desde actrices a deportistas, pasando por profesionales de la moda y Royal weddings, repasamos cuáles han sido los vestidos que han marcado más tendencia (y que han sido más copiados).

2011

El icónico vestido de Alexander McQueen que convirtió en histórico Kate Middleton es, sin duda, uno de los más destacados de la década. Lo que más llamó la atención del look fueron las mangas de encaje, que se convirtieron en tendencia y que han sido replicadas por novias de todo el mundo. Sin olvidarnos del velo, de casi 3 metros, que coronaba a la duquesa.

2012

Un año más tarde se dieron el ‘sí, quiero’ Justin Timberlake y Jessica Biel. El vestido que lució ella, de Giambattista Valli Haute Couture hecho a medida, era de color rosa. Un hecho que no pasó desapercibido y que dio mucho que hablar entre las amantes del mundo ​bridal.

2014

Como creadora de tendencias que es, Olivia Palermo no podía decepcionar. Para su boda, una pequeña reunión formada por familiares y amigos cercanos, eligió un top de cashmere sobre una falda de tul con mucho vuelo, obra de Carolina Herrera. Pero, sin duda, el detalle que creó el éxito absoluto del look fueron los zapatos elegidos, unos Manolo Blahnik en azul Klein. ¿Cuántas novias habremos visto desde entonces con ellos?

2014

También en 2014 tuvo lugar la unión entre Brad y Angelina y, aunque es cierto que su relación duró menos de los que nos hubiera gustado, el outfit sigue teniendo un protagonismo especial. Y es que la actriz lució un vestido de satén de Versace, hasta ahí todo correcto. Lo curioso es que estampó dibujos de sus hijos en el velo, personalizándolo de una manera única. A partir de ahí, muchas han sido las novias (y siguen siendo) que eligen motivos de color para decorar sus velos.

2014

El 2014 fue el año en el que uno de los solteros más cotizados de Hollywood, George Clooney, se casaba con una (hasta la fecha) desconocida abogada de derechos humanos, Amal Alamuddin. Para la ocasión, la letrada británica/ libanesa eligió a Oscar de la Renta para crear su vestido. Romántico y femenino.

2016

Ciara y el quarterback Russell Wilson se casaron en el castillo de Peckforton, en Inglaterra. El lugar en sí mismo ya marcó tendencia, ya que tras la boda se convirtió en escenario de películas y series como Doctor Who o Sherlock Holmes. Pero lo más innovador del vestido, obra de Roberto Cavalli, es el uso de las mangas campana. 

2018

Y ya en 2018 llegamos a una de las bodas más mediáticas de la década (y de todos los tiempos), la que unió al Príncipe Harry y a Meghan Markle. Solo en Estados Unidos más de 30 millones de personas conectaron con la retransmisión de la ceremonia en la televisión y a lo largo del día de la boda se publicaron 3 millones de tweets sobre el tema. El vestido se convirtió en un referente para (casi) todas las novias a partir de ese año. La creación, sencillamente espectacular, es obra de Clare Waight Keller, directora creativa de Givenchy.

2019

El pasado septiembre se celebró el enlace entre Justin Bieber y Hailey Baldwin. La fiesta, planeada por la famosa organizadora de bodas Mindy Weiss, tuvo lugar en Carolina del Sur. Fue uno de esos eventos que se hizo viral en cuestión de segundos, una boda que quieras o no, aparecerá en tu feed de Instagram aunque no sigas a los protagonistas. 

Comparte